Los dioses en Londres

Dos días han transcurrido desde la clausura de los Juegos Olímpicos celebrados en la capital británica donde cada país llevó los mejores exponentes dispuesto a inscribir su nombre para la posteridad, en conquistar la gloria deportiva, un puesto alto en el medallero, etc.

Objetivamente la magna cita ya es historia, pero en la praxis digamos que la teoría no se cumple a cabalidad. Todavía al pasar por cualquier zona, barrio….parece que el pebetero aún arde en el Parque Olímpico de Londres.

 Así sucede en la esquina caliente de Trinidad, la ciudad donde vivo. Este sitio, la esquina, es uno de los más pintorescos y populares de la villa. Apenas despunta el Sol y los apasionados al deporte confluyen en esa dirección para conversar, sí conversar, aunque a quien camine cerca le parezca presenciar la más enardecida pelea, a juzgar por el tono exacerbado y la gesticulación con que cada quien defiende su hipótesis.

Por ese lugar tan caliente-nunca mejor puesto el adjetivo a estos espacios que abundan a lo largo de toda la isla- pasé ayer y escuché una frase muy útil para engrosar una verdad que esgrimo desde hace años: los nacidos en la Mayor de las Antillas somos únicos, estemos donde estemos.

Discutían sobre la actuación del cubano Dayron Robles en la carrera de los 110 metros con vallas: que si ya estaba previamente lesionado, que si el dolor fue repentino… cuando de pronto un hombre alzó la voz dispuesto a defender su punto de vista: “lo que pasó fue que el padrino no le hizo un buen trabajo, compadre, más ná que eso”.

Al principio la idea me resultó ocurrente, pero horas más tarde, mientras conversábamos en casa, sirvió para despertar imágenes en apariencia intrascendentes captadas en las transmisiones en vivo por uno de los tantos lentes situados en los sitios más impensables de las instalaciones deportivas.

Aparecieron, entre otras, la estampa de una gimnasta rusa cuya entrenadora la persignaba segundos previos a su actuación, un boxeador besando un rosario blanco antes de luchar, el equipo estadounidense de los 400 metros en la carrera de relevo quienes al terminar la competencia se tomaron de las manos, se arrodillaron e inclinaron las cabezas para rezar; e infinidad de atletas que antes de lanzarse al ruedo encomendaron su suerte a quien estimaran oportuno, besaron el suelo, murmuraron desconocidos soliloquios… hasta llegar al hombre más veloz del planeta, el jamaicano Usain Bolt, cuando tocó la cruz que lleva al pecho y miró al cielo tras su despampanante triunfo.

La tierra de la reina Isabel II se transformó, para mí, en el más folclórico de los lugares en todo el mundo, donde deben haber coexistido ¿pacíficamente? las más insospechadas deidades, criaturas, conjuros… 15 días atrás, luchando entre ellos tal vez desde un universo paralelo, para defender a los deportistas bajo su protección.

Entonces imaginé a los competidores de las más diferentes creencias con sus respectivos rituales para invocar a sus ancestros, fantasmas, espíritus, dioses, santos… antes de tomar el avión, el tren rumbo a la sede olímpica para que les “echaran una mano” y hasta especulé sobre la idea que muchos deben haber llevado sus “amuletos” para debilitar a sus rivales, al menos desde el plano espiritual.

Seamos francos: los atletas son de carne y hueso, y tratándose del más relevante suceso en el mundo del deporte celebrado solo cada cuatro años, de seguro cada quien se aferró a su asidero, sea cual fuere, preparación física y entrenamientos aparte.  

Parece jocoso, lo sé, pero si a todos se nos ha escapado un “ay, Dios mío”, aunque inconscientemente, cuando hemos estado con la soga al cuello no me extrañaría sumarme a la suposición de aquel hombre en la esquina caliente de Trinidad, quien a la pregunta lanzada por otro de los allí presentes: “¿qué pasó entonces con el chino Liu Xiang que también se cayó en los 110 metros con vallas?” respondió: “ná, que Dayron le «tiró» al chino con tó los hierros pa´ que se cayera y después el chino se la desquitó y le «echó pa´ arriba» algún espíritu de los de ellos”.

Anuncios

16 Respuestas a “Los dioses en Londres

  1. Pues mi querido amigo, esta semana me he reído de lo bueno leyendo tu post. Quizás debiste titularlo “La esquina caliente y las brujerías universales”, jajaja!
    Muchas gracias, Carlitín, inesperado, como siempre, y absolutamente agradable.
    Una mala noticias: se terminaron mis vacaciones. Ya empecé a trabajar a 100 %, pero trataré de robarme 5 minutos de mi tiempo para compartirlo contigo en “nuestro blog”!
    Tu yunta, el Manue

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Muy sugerente, Manuel, el título que propones para el post de esta semana. Tú bien sabes el ambiente tan caliente- vaya con el adjetivo pero tú sabes que es así- que reina en la confluencia de las calles Jesús María y Lino Pérez.
      Aunque estés trabajando, nunca pierdas la ruta. Mira que por aquí se te extraña y cuento con tu comentario cada martes. No es preciso que te robes cindo minutos, con dos es suficiente jajaja para que le ehces un vistazo a este blog, como bien dices, tuyo, mío, y de todos los que caen seducidos por el encanto de esta isla nuestra de cada dñia. Un abrazote de verano, con muchísimo calor!!!

      Me gusta

  2. JA! CUANTOS TRAGOS DE RON A ELEGGUA, CUANTOS HUMAZOS A LOS GUERREROS, POLLOS A SABE DIOS QUE DEIDAD, ETC EN TODAS LAS RELIGI0ONES HABRAN QUEDADO EN LONDRES DESPUES D E ESTOS JUEGOS!! SE IMAGINAN A LOS CHINOS PONIENDO SUS OFRENDAS A ZANFANCON? VERDADERAMENTE ES MUY REFRESCANTE TU BLOG D E ESTA SEMANA.
    UN ABRAZOTE DESDE ACA. NOS VEMOS PRONTO.
    JF

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Jose: qué bien que ya estás de vuelta!!! no podemos estar más de acuerdo con la imagen que describes. Nosotros mismos en casa nos imaginábamos una lucha espiritual entre las deidades. Y que conste, no es para nada falta de respeto, por si alguien piensa que esto es irreverencia, en lo absoluto, es la imaginación popular del trinitario que es ilimitada. Un besote y nos vemos pronto!!!

      Me gusta

  3. Pa’ lla’ Pa’ lla’ !!!!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Seguro, Debora, pá llá!!! que no quiero conflictos de ningún tipo. Los dioses que se queden luchando en Londres, verdad? Un beso y gracias por tu comentario. Aquí te espero la semana próxima.

      Me gusta

  4. Carlos: tienes mucha razón en lo que dices. Me rei cantidad con este escrito de esta semana. de seguro ahi se formo el titingó en Londres. Saludos. Se le admira, compadre. Cada semana usted sorprende más.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      En casa también nos divertimos mucho, Roberto, cuando intentábamos imaginarnos el escenario tan peculiar en Londres, desde este punto de vista. Gracias por sus alegios, usted cada semana le anima a uno a seguir buscando nuevas historias. Saludos también para usted.

      Me gusta

  5. jajajajaja, muy gracioso tu articulo, gracioso pero a la vez serio. nunca habia pensado en eso de los santos peleando. seguro que en brasil la pelea estara dura con los indios del amazonas, ¿no? hasta la semana que viene

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Sabe, Mario, buena observación la suya. En Brasil los indios amazónicos darán buena lucha jajajaja. Aquí le espero el próximo martes con otra historia nueva. Buena semana para usted.

      Me gusta

  6. Hector Betancourt

    Buenísimo tu comentario Carli. Ya sabemos desde que el mundo es habitado por seres racionales de alguna manera todos invocaban a dioses, espíritus o astros , pedían para ganar una guerra entre tribus, para tener una buena cosecha, por una buena caza, por la fertilidad de las mujeres, etc… En nuestros Dias también pedimos por todas estas cosas de diferentes maneras y a distintos dioses, no es menos cierto que se hace y muchos no lo reconocen abiertamente,(como la canción : hay gentes que dicen que no creen en Ná y van a consultaras por la madrugá) pero siempre cuando deseamos una cura para un enfermo, aprobar un examen, que todo salga bien en un parto y en este caso obtener un premio, y si es la medalla de oro, mas. Ahí están los rezos, las promesas, las ofrendas y formas de implorar a Dios o al Santo !!! Aché pa’ ti mi sobrino, magnifico comentario!!! Ja ja y con humor.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Gracias a ti, Hecti, por tus parabienes para conmigo!!! Es cierto, hay quien sostiene el más férreo ateísmo y por las noches, o cuando está en un callejón sin salidas, se aferra a lo que considere más oportuno. En estas olimpiadas sí he visto un poco más de agradecimientos religiosos y luego de otra índole…
      Olvídate: que aquí todo el mundo se ha encomendado, hasta los estraterrestres, cuando quiere obtener algo!!! En el Santurario del Cobre hay infinidad de promesas de los deportistas, precisamente, por haber obtenido determinada medalla en las competencias.
      Un besote, hasta el martes próximo y también Aché pa´ todos por allá.

      Me gusta

  7. Carli, hasta en esto coincidimos. Mi post de hoy fue dedicado a la derrota de Robles, solo que con cierta acritud. Ya hubiera querido ser así, optimista y deslumbrante como tú. Un besote.

    Me gusta

  8. Carlos Luis Sotolongo Puig

    Gi: hasta en los post estamos conectados!!! quién lo diría???
    No puedo negarte que después de ver la actuación de Dayron yo también estuve a punto de declararme hipertenso, pero después de escuchar esta teoría surgida de la nada decidí encausar ki post por otros rumbos.
    A mí también me dejó un mal sabor este pequeño show sin motivos… Gracias, Gisse, por otro martes junton a nosotros. No pierdas las coordenadas… que por aquí se te extraña. Un besote.

    Me gusta

  9. mi nino, cuanto me alegra leer cada semana tus paginas, y hoy me has hecho recordar esa famosa esquina de nuestro pueblito, donde deswde el amanecer , se reunen a dar su criterio cada uno de los trinitarios asiduos a la famosa esquina caliente, de nuestra villa, estoy segura que todos los que nos trazamos una meta, tenemos un conflicto, en fin cualquier problema que nos preocupe, inmediatamente invocamos ayuda del santo al que somos devoto, te lo digo por experiencia, porque pobrecito San Judas, siempre estoy agarrada ” de el. besitos

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Isa: qué alegría!!!!!
      Muchas gracias por la fidelidad semanal a estas letras desde la isla nuestra. Todavía, a pesar de los años, la esquina caliente mantiene su espíritu intacto: esa algarabía tan peculiar, los comentarios ocurrentes y las “peleas” de cada cual por imponer su criterio cueste lo que cueste. Ya lo decía: este lugar de Trinidad es súper interesante!
      De aferrarnos a lo que cada cual crea, es algo innato en el ser humano. Tú bien sabes que mami también atormenta a San Judas de vez en cuando jajaja, por no hablarte de mí, que vuelvo loca a toda la corte celestial y espíritus familiares, cada vez que tengo que tengo un problema, una prueba… Un beso y, tal cual lo has hecho hoy, no nos prives de tus criterios cada martes. Un besote. Te quiero.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s