La Virgen del Teniente Coronel

“(…) dale la unidad a tu pueblo/siembra amorosa la unión (…)”

A María Antonia Téllez, nieta de José Téllez, y su familia, por permitirme contar esta historia

 Tal vez la decisión más difícil para el Teniente Coronel José Téllez Caballero durante toda su existencia fue cuando resolvió que su esposa e hijo mayor vivirían en una cueva hasta al fin de la guerra independentista.

Corría el período 1895-1898. La contienda contra los españoles llegaba a todos los rincones de la Isla. Para 1897 José había tomado Trinidad al frente de una columna compuesta por 180 hombres del Ejército Libertador y se refugiaban en las lomas del Escambray.

Antonia Marín y Emigdio, su esposa y primogénito, vivían en la casa ubicada en la calle Boca, pero Téllez escuchó rumores de abusos hacia las cónyuges de los insurrectos por parte de los panchos. Entonces el oficial trinitario se vio en la encrucijada de despojar a los suyos de toda comodidad y llevarlos loma arriba, donde se dormía con el machete en la mano por si sucedía un ataque imprevisto, para mantenerlos a salvo.

Pero no confiado en la protección que pudiera brindarle a su mujer e hijo, José sorteó los enrevesados caminos del lomerío y, auxiliado por sus camaradas, trasladó la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre de su casa hacia el interior de una cueva. Ahí le encomendó el amparo de todos.

Las velas encendidas por los mambises a los pies de la Patrona alumbraron aquella gruta que se convirtió en el templo más primitivo de todos, donde no valieron sermones ni doctrinas, solo la fe nacida del corazón hacia la Madre de los cubanos, cuyo nombre pronunciaron los trinitarios antes de cargar al machete como lo hizo Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Antonio Maceo, entre otros patriotas durante la Guerra de los Diez Años.

A los pies de esa imagen-literalmente-, dentro de la cueva, Antonia dio a luz a la criatura que dormía en su vientre antes de dirigirse a la manigua. La llamaron Estrella de la Libertad. Fue la primera hija hembra del matrimonio, nacida del coraje de su madre y los rezos a la Virgen, lejos de todo contacto con la civilización o partera alguna.

Solo cuando terminó la beligerancia hispano-cubana Estrella vislumbró otra realidad fuera del verdor de las palmas junto a sus padres y hermano mayor, los sobrevivientes de la tropa caminaron otra vez por las calles trinitarias y la hornacina salió de la caverna para permanecer en el cuarto, otrora habitación de la niña Estrella, donde perdura hasta nuestros días.

Quizá por salir ileso de tantos combates, porque la Caridad defendió de todo mal a los suyos, o por esos misterios insondables de la fe, el Teniente Coronel le ofreció cada siete de septiembre, vísperas del día de la Patrona de Cuba, memorables veladas culturales.

Cada año la imagen abandonaba su urna de madera y cristal para posesionarse en un altar edificado por José solo para ella. Alrededor del monumento rezaban, hacían o pagaban promesas; los trovadores de la ciudad como Isabel Béquer, La Profunda, cantaban con su guitarra, los poetas regalaban versos… hasta el alba del día ocho.

Téllez mantuvo la tradición hasta 1946, cuando falleció ciego a causa de la diabetes, rodeado del cariño de sus nueve hijos, los cuales heredaron el ritual y lo legaron a las generaciones venideras.

Por eso el bisnieto del Teniente Coronel limpia los candelabros, guardabrisas; encarga flores… a pocos días para celebrar cuatro siglos del hallazgo de la Virgen Mambisa en la Bahía de Nipe.

Otro año más la morada abrirá las puertas como en tiempos del mambí, hijo raigal de esta villa, figura trascendente si hablamos de historia local, cuya existencia desconocen las nuevas generaciones de trinitarios. De él sobreviven retratos, el uniforme, el silbato de guerra, la jícara que usara en la manigua, entre otros objetos donados por sus hijos al Museo Municipal de Historia.   

Nadie sabe y su espíritu asome por una ventana o los muros de la casa este siete de septiembre, sonría feliz mientras contempla la imagen ante la cual nació su primera hija y vea el fruto de una semilla sembrada siglos atrás, cuando su bisnieto tome el rosario a las doce en punto y rece una Salve a la Patrona de Cuba.

Anuncios

26 Respuestas a “La Virgen del Teniente Coronel

  1. Querido Carli, he quedado muda ante tanta historia ……, la cual desconocía, cuantos años esta hermosa historia escondida, dar gracias tambien quiero a Maria Antonia Tellez por permitirte exponer ante los amigos de La Isla Nuestra de Cada Día , que la mayoría son Trinitarios,sentirnos orgullosos de lo que hoy tú nos cuentas, con esas palabras maravillosas que, cada una va encajando de una forma perfecta en la narración , poder conocer otro de los milagros de nuestra VIRGEN DE LA CARIDAD, tú tienes el poder de ir trillando caminos y sacar debajo de la manga cosas que aún estan ocultas en nuestra Villa Trinitaria, sigue Carli deleitándonos , enseñándonos cosas nuevas y que son de antaño, más de un siglo, segura estoy que desde donde está el Teniente coronel Jose Tellez Caballero se sentirá orgulloso de su familia que sigue la tradición de hacer una velada y rezar un Rosario a las 12 de la media noche frente a la en que intercedió ante el Padre para que naciera sin dificultad: Estrella de la Libertad. !!!!!Que siga la tradición!!!!!!
    Un beso

    Me gusta

    • ¿Sabes, Clara? cuando decidí inaugurar esta islita en los mares de Internet siempre supe que estos secretos los tenía que escribir. No creas que yo conocía este relato hace mucho tiempo. Fue el año pasado, durante la peregrinación de la imagen de la caridad por Trinidad, que aprendí esta historia. Es curioso, llevo casi toda mi vida visitando a María Antonia, he asistido a las veladas de Roberto Carlos, su hijo, organiza cada siete de septiembre, y hasta he mirado la imagen en múltiples ocasiones sin saber los misterios que entrañaba. En cuanto los supe quedé prendado para siempre de la figura de Téllez Caballero. Es una pena que estas historias se pierdan por los rumbos del olvido, ¿verdad? Un beso y puedes estar segura que la tradición continuará, al menos por parte de la familia del Teniente Coronel.

      Me gusta

  2. Muy bien el post de esta semana, Carlos Luís… Fantástica narración de una parte de nuestra historia patria. De veras uno se admira al constatar cuán profundo ha calado en el alma de todos los cubanos la mejor de las madres, nuestra Cachita.
    Me encanta hablar de ese tema. En mi escuela soy profesor de la asignatura cristianismo. Como pude escoge el contenido de mi asignatura, decidí escribir una obra de teatro sobre el amor entre María y José y todos los estudiantes de la escuela pasan por mi aula para montar, en el curso de una semana, la obra de teatro sobre la virgen y su esposo terrenal. Es mi homenaje a la madre del hijo de Dios.
    Él te cuide y te lleve en la palma de su mano.
    Tu socio, el Manue

    Me gusta

    • Ya ves, Manue, las historias en torno a la Virgen de la caridad son increíbles. Cuando supe que Téllez había cargado con la hornacina hacia las lomas, visualicé a aquellos mambises con la urna a cuestas, desafiando el follaje del Escambray, esos rumbos intransitables… y todo por devoción popular.Un abrazote

      Me gusta

  3. fueron veteranos mambises los que pidieron al papa benedicto XV que la virgen del cobre fuera proclamada patrona de cuba… no fue una casualidad… bajo su amparo se lanzaron a la manigua muchos patriotas cubanos a hacer un país… ella lo hizo también…

    Me gusta

    • Tienes razón, Camarero. No son pocas las fuentes documentales que refieren cómo Mariana Grajales confió la vida de sus hijos a la Virgen, en especial la de Maceo de la Caridad: nombre completo del Titán de Bronce aunque en otros textos solo aparezca el primero…
      Ignacio Agramonte era otro de los fieles devotos de la Patrona y, también recoge la historia, la invocaba cada vez de cargar al machete. Así, a través de la historia, y las distintas etapas de lucha del pueblo cubano, no pocos se pusieron en manos de Cachita. De hecho, muchos miembros del Ejército Rebelde cuando entraron en 1959 a La Habana llevaban una medallita de la Caridad bajo el uniforme. .. Ya lo dije una vez, cuando escribí el post del Santuario del Cobre: siempre me acojo a la idea de Mañach cuando expresó que no se podía hablar de Patria sin la Caridad del Cobre . Gracias por llegarte. Te debo unos cuántos comentarios, pero he estado pendientes a tus últimas tazas de café.

      Me gusta

  4. Lino Antonio Lorente Toledo

    Gracias Carli,como hijo de Trinidad y de Cuba por tu espacio aqui

    Me gusta

  5. CARLI, ARROBADORA TU HISTORIA DE ESTA ISLA NUESTRA, QUE BELLEZA.
    ME DAN TREMENDOS DESEOS D IR AHORA MISMO PARA ALLA A ESPEERA A LA CARIDAD EN CASA D E TOÑA, ENT RE UDS , Y CON EL AMOR D ENUESTRA PAPTRONA.
    UN ABRAZO DESDE ACA.
    JF

    Me gusta

  6. hola mi nino, que interesante, y conmovewdora historia la que nos traes hoy , me he emocionado muchisimo leyendola, no tenia ni la mas remota idea de tal acto de valor y sacrificio de la flia. tellez. me alegra muchisimo que gracias a ti he podido conocerla. un fuerte abrazo para ti y tus papis

    Me gusta

    • Gracias, Isa. Estas historias son tan necesarias que es una pena que no se escriban. A veces nos quedamos solo con la valía de los héroes y los aires triunfalistas. Nosotros mismos los despojamos de a poco, de cuanto matiz humano posean para hacerlos figuras frías, recias, inmortalizadas en mármol, una foto, un cuadro.
      José fue un patriota extraordinario, pero también fue un devoto confeso a la patrona de su país, porque una cosa no quita la otra…
      Me alegra hayas podido conocer de este capítulo de la historia trinitaria a través de esta islita que intenta mantenerse a flote en el ciberespacio. Un besote, cada martes tenemos una cita: no faltes.

      Me gusta

  7. Dr.Mario Alberto Triana Estrada

    carli de veras me ha gustado mucho la idea de socializar esta historia de una famila q significa mucho para nosotros , tambien me siento parte de esa velada a la que he asistid0 por mas de 10 años, interesante y muy emocionante a la vez . Gracias de nuevo

    Me gusta

    • Mayi!!! Qué alegría!!!!! Bien sabes lo que significa esta familia para nosotros. Nunca podré agradecerle a María Antonia, esa madre espiritual que tengo, que me haya permitido escribir estas letras… Un beso y no te preocupes que el viernes estarás ahí con nosotros, aunque estés lejos. Te queremos.

      Me gusta

  8. Hola Carli me quedé pensando que esa foto del Teniente Coronel junto con la imagen de la Virgen , quedó muy buena, fue invensión tuya? ,del que fuera !!Felicidades!!!!!!!!!!!!, o es que existía así? no me parece. Es que la historia de este pasado martes es muy interesante……se quedan muchas cosas en el tintero…. Un beso, nos vemos dentro de poco, pero creo no odré asistir a tus sitios, veremos….

    Me gusta

    • La foto fue idea mía, es un montaje que hice. No soy muy dado a usar esos recursos tecnológicos, pero no podía escoger nada mejor para graficar este post que la imagen de Téllez, trinitario raigal, y la imagen ante la cual nació su hija y que hoy todavía veneran. No te preocupes que si es preciso te imprimo los post de cada martes para que los disfrutes en tu casa. Un besote y el agradecimiento reiterado.

      Me gusta

      • Ah que historia tan linda!!! nunca la habia oido, no hay duda que nuestro pueblo trinitario esconde anecdotas hasta en las rendijas , saludos para todos carli, y por supuesto a Maria antonia por contarnos esta bella historia de fe y coraje de un hijo de trinidad.Oh me olvide… te la pido prestada para ponerla en otro muro.

        Me gusta

      • Teresita: bienvenida una vez más a la isla nuestra de cada día. María Antonia verá sus saludos pues pienso imprimirle el post con todos los comentarios para que lo guarde como un recuerdo. Ya usted lo dijo: Trinidad nunca deja de sorprendernos, verdad?
        Ah! no tiene que pedir autorización ninguna para compartir las historias de cada martes. Este espacio es de todos, siéntase libre para hacerse eco de esta islita flotante en los mares de la red. Un beso para usted.

        Me gusta

  9. Héctor Jesús Betancourt García

    Hola Carli, no podía dejar de comentar tan bella, valiente y conmovedora historia y como no quiero ser repetitivo, solo decir, que no la conocía, pero que es una página mas de nuestro pueblo, de nuestra Patrona y de un Teniente Coronel libertador trinitario, eso nos llena de inmenso orgullo, por eso quisiera dar las “GRACIAS” con Mayúscula a Maria Antonia Tellez por hacerte participe de la historia y a tí por contarla con tanta pasión y veracidad en cada una de las palabras, que parece que la vivimos, según vamos leyendola, hoy a escasas horas de la velada a nuestra Virgen de la Caridad del Cobre, en la casa de los Tellez, en la calle de la Boca en Trinidad, faltará mi presencia, pero como devoto estaré unido a vuestras oraciones y plegarias, por Cuba, por los cubanos, es lo que mas deseo, un beso grande y gracias por esta desconocida historia para tantos trinitarias.!!!!

    Me gusta

    • Hecti: la velada fue maravillosa. Le cantamos a nuestra patrona y hasta María Antonia entonó “y si vas al cobre…” una vigilia tal y como la madre de los cubanos merecía. A las doce rezamos y pedimos por todos los cubanos porque no importa cuán lejos estén de su tiera natal si la llevan en el corazón. Un beso grande y nos vemos la próxima semana con más historias.

      Me gusta

  10. Aida Rosa Garcia Dalmau

    Bellisima historia,algo que casi nadie conoce, o al menos los que conocemos a los Telles, no todos sabiamos de esa historia. La virgen Maria,llamese Caridad,Mercedes,Auxiliadora,etc, siempre que una la implora,responde como nuestra madre al auxilio de un hijo.Hoy es un dia para darle gracias a ella que siempre esta atenta a cualquiera de nuestra suplicas. !Bendiciones para todos en este dia tan especial!

    Me gusta

    • María. Al final es la misma, bajo diferentes representaciones y nombres: es esa madre buena que acoge y protege a sus hijos.
      En específico con la Virgen de la Caridad siempre quedo deslumbrado por la fe que le profesaban los mambises. En esos tiempos tan difíciles, con condiciones tan adversas auqellos hombres de familia se lanzaron a la manigua para luchar por tiempos mejores para su país, y para ello imploraron siempre la bendición de la Virgen. Historias así me fascinan, son increíbles. Muchas gracias por llegarse y ya sabe que puede regresar cuando guste, aquí la espero.

      Me gusta

  11. Trinidad llena de historias aún sin salir a la luz pública, está por suete nos llega, además de conmovedora, interesante. A propósito de la familia Téllez, mi hermano y yo dimos los primeros pasos en la enseñanza con la maestra Conchita Téllez, tierna, enégica y magnífica educadora acompañada siempre de la conserje Villa. La pared mi casa dividía el kinderg donde niños de la barriada y otros acudíamos a la escuela; ahora tengo la posibilidad, entre los trinitarios que abrazo, esté el bisnieto del Coronel Telléz

    Me gusta

    • Mayra: te debo una respuesta en Lente Compartido, pero la plataforma está un poco difícil para las respuestas. Mi abuelo me ha contado mucho sobre Conchita Téllez, de hecho la mencioné en un post que escribí sobre los carnavales trinitarios de este año.
      A Robe, el bisnieto del Teniente Coronel, lo quiero como si fuera mi hermano mayor y María Antonia es como una madre espiritual. Sin ellos esta historia no existiría. Gracias por sumarte a esta familia en este blog. Cuento contigo cada semana. Un beso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s