Mensaje para las musas

A Gisse y Leydi, como felicitación atrasada por el día del periodista

Gisselle Morales Rodríguez-propietaria de una finca virtual– y Leydi Torres Arias-dueña de las botellas lanzadas al mar de la blogosfera– comparten la pasión por el periodismo, la prensa plana, la provincia de Villa Clara, el arte de seducir con las palabras, entre otras tantas afinidades.

A Gisse la conocí primero, un lunes, cuatro de enero, tres años atrás, en el salón de reuniones de Escambray, cuando la nombraron mi tutora en las prácticas del primer semestre de la carrera. Yo solo veía su pelo rubio. Ella estaba de espaldas, volteó, sonrió y movió los dedos en señal de saludo sin sospechar que a partir de entonces no lograría desprenderse de mí hasta los días de hoy.

Meses más tarde-yo estaba de vuelta a la Universidad-llegó Leydi. Aún no era mi profesora de Tendencias del Periodismo Contemporáneo, sino una estudiante de quinto año dispuesta a compartir el  deslumbramiento que sentía, todavía siente, por el periodista cubano Luis Sexto, eje central de su tesis, a través de una conferencia en la asignatura Grandes Figuras del Periodismo. “Es uno de los mejores en el país, sin chovinismo alguno”, dijo antes de empezar aquella clase en la que o rompía su abanico, o se declaraba hipertensa, a juzgar por el nerviosismo que tenía.

(…)

Aunque trabaje en Sancti Spíritus Gisse vive atrapada entre dos orillas y no logra desprenderse de su natal Sagua la Grande-como yo nunca lo haría de Trinidad, esté donde esté- y cada 15 días se echa la mochila al hombro- a veces la imagino como una estudiante becada todavía -dispuesta a regresar a la ciudad de sus nostalgias. Ama los gatos y el agua de río.

Leydi vive en Santa Clara, pero Cienfuegos es su ciudad predilecta. Escribe al mar. Sucumbe ante el Muelle Real, los atardeceres y todo cuanto huela a mar. De ser  posible desviaría cualquiera playa hacia Santa Clara, para no tener que viajar en busca del sonido de las olas.

Ambas hechizan con los helados, los postres; ambas perpetuaron mi nombre. Gisse lo hizo en tinta, un 23 de enero, cuando por vez primera publiqué en el semanario de Sancti Spíritus; Leydi me embotelló en abril, cuando contó sobre los tres Carlos de su vida-nunca antes habían escrito sobre mí en un blog personal-.

Sin pedirle permiso a ninguna de las dos, les robé un post a cada una-aún cuando sé vendrán muchos más y mejores- porque, en conjunto, labran el rumbo de cada martes en la isla nuestra de cada día. Ambos escritos descansan en la pared de mi cuarto.

Cuando leo A prensa fría,de Gisse, me convenzo que los teclazos más osados, el tratamiento del tópico más polémico no sirve de nada si carece de emoción, si el periodista no logra humanizar el acontecimiento más terrible; si no busca “la descripción pormenorizada y sin mordazas de los claroscuros que-por más que le pese a algunos-todavía tiene la realidad”.

Leydi me ha dedicado varias de sus botellas, la han acusado de escribir mucho sobre mí-lo cual ha despertado celos, estoy seguro-pero ninguna me apasiona tanto como Soledades. Con esas palabras nacidas en noviembre de 2011, supe que yo no era el único que, a veces, se siente solo a pesar de estar rodeado de mucha gente; que canalizar los sentimientos en estos predios digitales también resultan esencias válidas para “no sentirme en una isla desierta” porque los periodistas son de carne y hueso.

Me falta hacerlas coincidir para conversar hasta el amanecer. Eso sí, cuando nos sentemos a la mesa me toca a mí cocinar porque Leydi ha tenido malas experiencias frente a los calderos y los frijoles negros no son el fuerte de Gisse.

(…)

Hay quienes eligen como faro a eminentes personalidades. Yo, además, tengo dos musas -por cierto, ahora me percato las declaré mis musas sin consulta previa, ¡qué atrevido soy!-, autorizadas a tirar de mis orejas cuando desvíe el rumbo en el estilo de la escritura, en los mensajes, en todo.

A estas dos reporteras regalo el post más parcializado de todos hasta ahora; una declaración confesa de una “obsesión muy rara”, como dice mi madre, escrita más de diez veces-no es exageración-y de la que todavía no estoy satisfecho, casi al poner el punto final.

Me queda mucho por decir… porque las cuartillas siempre serán pocas para decirle a estas dos periodistas, mujeres, amigas cuánto las admiro y las quiero.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a Mensaje para las musas

  1. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Carli, como siempre, que decirte, tu post muy lindo, sobre todo por que no alteras la realidad, la vives tal cual, la sientes, la escribes y nos la haces llegar sin mas, ese eres tú y como tal expresas lo que sientes, tus dos musas te guían, hacen que te inspires y escribas…. Nosotros solo podemos dar Fé, de que lo que nos llega de tí, es realmente bueno, no ! Lo siguiente !!!! Un beso para ti y también para Gisse y Leydi, por el día del periodista.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Gracias, Hecti. Ya lo dijiste en tu comentario: !ese soy yo!, así, sin más. Este post era una deuda conmigo mismo. De hecho, no pensé tendría tanta aceptación, pues va dirigido a dos personas en particular. Pero ya ves, este mundo es iompredecible… Gracias, Hecti, por ser el primero en comentar esta semana. Me da mucha alegría! Te quiero.

      Me gusta

  2. Gracias, Carli!
    Y las gracias, sabes, no alcanzan entre nos. Gracias por hacerme pasar uno de los mejores cumples y sorprenderme varias veces: fuiste la primera persona que me felicitó ayer, me llamaste luego y me regalas un post precioso. Gracias además por la hermandad con la Gisse, a quien también quiero mucho aunque la vea poco. Gracias por la botellita de arena y caracol, por el pedazo de playa que me diste, por compartir conmigo tus personas y cosas imprescindibles. Gracias por hacerme la muchacha de los martes, y tamaña sorpresa que me das este. Gracias por no decirme cuál era mi post que preferías, para dejármelo saber hoy. Gracias, siempre, por conmoverme, por conmovernos, pues sé que Gisselle ha de sentir desde su Cuba este post tan profundo, y yo me quedo con el sabor de haber leído hoy algo mejor que una botella al mar.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Ja! A que esto no te lo esperabas!!!!!
      A mí no tienes que agradecerme nada, Ley. Yo soy el que tiene que agradecerte por contagiarme esta adicción a los blogs!
      Creo tampoco imaginabas que prefería Soledades… para mí es la esencia de tus botellas. Ya lo hemos conversado: a veces nos sentimos bichitos raros, cierto? Pero ya somos dos para hacernos compañía.Un besote y, como ya le pondré también a Gisse, gracias por inspirarme. Nos vemos dentro de unas semanitas. Eso sí, nos llamamos el martes sin falta!

      Me gusta

  3. Manuel Alberto dijo:

    Caramba, Carli, este post es conmovedor, sencillo y profundo. Se lee amor en él. Me siento afortunado de seguirte y conocer a tu familia, que ha sabido formarte como el ser humano especial que eres.
    A tus dos muchachas las he leído (no tan a menudo como sus talentos se merecen) y me encantan sus blogs y la forma diáfana y poco habitual de enfrentar un ejercicio tan complejo como el periodismo…
    Muchas gracias, además, por regalarme una prueba más de lo importante que es la amistad y sobre todo lo infintamente importante de decirlo, de acariciales el rostro en esta forma digital y preciosa.
    Siempre te quiero y admiro. El Manue

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Lindas palabras, Manuel, gracias. Soy muy afortunado de tener a estas musas al lado mío, como también me siento sumamente dichoso de tenerlos a ustedes, todas las personas que semana tras semana me acompañan, visitan esta islita para quedarse un rato con nosotros, escribvir sus criterios, dedicarme unos minuticos en medio de la vorágine cotidiana. Sin ustedes este blog tampoco tendría razón de ser.
      Ya lo has podido constatar tú cuando has leído las bitácoras de cada una de estas periodistas: no me equivoqué cuando las elegí musas para esta isla.
      Un abrazote y te espero la semana que viene.

      Me gusta

  4. Carli: Lejos estaba yo de imaginar aquel 4 de enero, cuando volteé la cabeza y te sonreí, que ibas a darme desde entonces la mayor de las satisfacciones: tu amistad para siempre, y ahora mismo, este nerviosismo de niña chiquita por descubrir todo lo que significo para ti. Gracias, no solo por escribir con tanto apasionamiento de estas dos pichonas de villaclareñas que te adoramos, sino sobre todo por guardarnos un pedacito de tus afectos, por querernos con nuestras manías de café y de gatos y de ríos y de mar, de mucho mar. Te quiero, Carli, te queremos, pero algo me dice que eso ya lo sabes, sí?

    Me gusta

  5. Carlos Enrique, bonito nombre para pronunciarlo completo y que encierre la admiración y repeto por lo que escribes.
    Pudiera, según dices, parecer un post parcializado pero confiezo que existen muchas formas de hacer un retrato hablado y que coincidan en sus caracteres sin ser la misma persona. En ocasiones he tenido a mi vista las botellas que Leydi tira al mar y a pesar de lo que amo profundamente a Cuba no he tropezado con Gisse, pero algunas cosas en común dejan de ser parcial para convertirse en motivos que identifican recuerdos y hacen amigos , adoro a Luis Sexto, he sentido la emoción de amanecer conversando con amigos, la relación profesional-personal que se establece entre profesor-alumno la disfruto con mi profesor Carlos Walfrido Rodriguez de la UH, mostrar la gratitud a quienes queremos como lo haces con tus musas, que por supuesto ya son tuyas, no les he pedido permiso para confirmarlo, es algo que no debemos desestimar…el mar, amor a los semejantes, a los animales, al café y al terruño…en fin no pretendo robarme tu post, solo expresar que también haces nuestro el sentir de lo que amas y en lo que crees, a pesar de los claroscuros, gracias y ojala siempre tuvieramos personas desprendidas en hacer tan lujoso regalo. El abrazo de siempre. Mayra

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      No te preocupes, Mayra, que leí tu comentario en el Facebook. No importa que me confundas con mi padre, haces bien, pues es uno de mis paradigmas.
      Qué bien compartas varias de las afinidades de las que escribo aquí! Este mundo es un pañuelo, verdad!
      Gracias por compartir mis afectos y, para nada te limites en la extensión de tu comentario. Aquí no andamos poniendo límites-bueno, haste cierto punto- porque cuando se trata de expresar cariño el espacio siempre será insuficiente. Gracias, Mayra, por sumarte a esta familia, por seguirnos cada martes. Aquí te esperamos. Qué viva la amistad!!!!

      Me gusta

  6. Maria Perez Mena dijo:

    Buenas tardes y magnifico reconocimiento hacia esa dos grandes periodistas, seguro se sienten super halagadas por todas las cosas que dices de ellas , no hay nada que mas nos agrade a los docentes que nuestros alumnos en alguna medida se sientan orgullosos de nuestras enseñanzas. Un abrazo Carlos.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      María: qué bueno que llegas a esta islita!!! NO sabes cuánto me alegra me dejes tu impresión por vez primera en el blog. Debo agradecerte porque cada semana estás pendiente de nosotros aunque no nos conozcamos personalmente.
      No dudes y ambas, Gisse y Leydi, hayan empezado a sudar mientras leían este post, porque ninguna de las dos tenía la menor idea de esta sorpresa.
      Entonces, tú eres profesora?bueno, es lo que infiero…
      Como bien dices, las enseñanzas-tanto profesionales como personales-que mis musas me han regalado siempre las llevaré conmigo.
      Otro abrazo para ti, María.
      Gracias por esta sorpresa que me has dado tú con tu comentario. Aquí te espero cada semana.

      Me gusta

  7. Cada vez que entro a tu blog de los martes es para leer cosas lindas y escritas de tal forma que me hace creer que stoy alli viviendo eso que escribes.
    Dios te siga llenando de bendiciones y seas un exitoso periodista, y que podamos seguir disfrutando de estos lindos regalos. Tus musas deben estar orgullosimas de ti.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Marlene: ya nos tenías preocupado a todos por aquí por tu desaparición imprevista. Bienvenida otra vez!!!!
      Muchas gracias, me conmueves, en serio! Claro que estás aquí, muchacha!!!Aunque el cuerpo esté en otro sitio, lo importante es donde tenemos el corazón!
      Un beso, Marlene. Recuerda que aquí te espero todas las semanas con historias nuevas, para compartilad con quienes, como tú, siguen pegados a este blog. Otro beso.

      Me gusta

  8. Mujeres dijo:

    muy buenas acabo de enterarme de tu pagina y la verdad es que me parece super bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote semanalmente.

    Me gusta

  9. Galinka dijo:

    Aunque cada semana comparto los blogs de mi hijo con mis amigos, nunca le había comentado, no sé si porque soy su crítica más peliguada o por no pecar de maternalista en demasía; pero se impone en esta ocasión que emita mis criterios, pues el encuentro en su vida de estas dos muchachas le ha marcado y para bien, es cierto que le decía de su extraña obsesión por ellas porque él si bien tiene un corazón de oro, es servicial y cariñoso, es bantante cauteloso en el tema de darse a los afectos.
    Recuerdo cuando me llamó para decirme aquel 4 de enero que le había tocado de tutora una joven rubia, bonita y que le había caído de maravilla, pero que no obstante le había dicho en un tono muy determinante que cuáles eran sus intereses para con la carrera…
    Con el paso de los años sigue siendo su tutora, su guía y una de las responsables de su preferencia por la prensa escrita, dejándonos a todos boquiabiertos porque siempre pensamos que la tv sería lo suyo.
    El fin de semana que vino posterior a su primera clase de Tendencias de Periodismo Contemporáneo me contó de su profe, que adora a Luis Sexto, que se abanicaba constantemente, se veía una muchacha muy bien preparada, muy dulce, pero que había que entregarle muchos trabajos a lo largo del semestre.
    Así los días pasaron y de pronto nos dice que va a abrirse un blog, previa consulta con una de sus musas y luego otro, y nos enredó en ese mundo donde nosotros que le doblamos la edad le comentamos a ellas y se ha establecido una relación de familiaridad increíble. Una todavía es más formal para con nosotros, aunque al parecer esa es su forma porque está pendiente de cualquier fecha importante y sabemos nos incorporó a su círculo; con la otra, como vive en Santa Clara, planificamos la sorpresa de su cumple. Y vaya casualidad! La mamá de Leydi y yo estudiamos juntas en la facultad universitaria. Eso lo supe solo cuando conocí a Leydi, antes ni lo imaginaba.
    Por eso estas dos musas se han ganado un lugar especial en nuestra existencia y qué bueno le han permitido a mi hijo poner en práctica algo que desde pequeño le enseñamos: la amistad, el bien más preciado que tiene el ser humano. Un viva entonces para las estas dos periodistas, o más que eso, para estas dos amigas.

    Me gusta

    • Oiga, señora!Usted sí que se las trae!!!!Acaso pretende usted robarme mi post???jejejejejeje
      Por vez primera se le permite emitir su criterio en este espacio, y no es porque usted sea mi crítica más peliaguda-que sí lo es, es la primera en leer cada post antes de publicarlos-, sino porque, como bien dice usted, el maternalismo sería demasiado, pero tratándose de Gisse y Leydi le permito su comentario.
      Usted bien sabe lo que significan para nosotros. De hecho, ambas han motivaron su entrada al mundo de los blogs. Y vaya, Galinka! no se pierde ninguna botella, ni ninguna catarsis cotidiana…Oiga, no esté revelando información confidencial. Es cierto que ese día Gisse me dijo con un tono muy serio sobre si quería aprovechar mis prácticas al máximo o no… y después Leydi cuando dijo que había que entregarle un trabajo semanal casi me muero!!!Pero al final hasta eso les agradezco: aprender a tomar en serio las cosas desde el principio.Pero es información confidencial, entre usted y yo, shhhh que las musas no se enteren!jejejeje
      Un beso, Galinka, y aquí la espero cuando este post tenga segunda parte. Mientras tanto, lléguese a la isla nuestra para compartirla con sus amigos de Facebook jejeje.
      Un beso

      Me gusta

  10. Pingback: Martes « Botellas al mar

  11. Cada vez que leo este post me dan deseos de volver a marcar “me gusta” y volver a decir por FB que este es mío mío mío…y de Gisse!! sabes?? acabo de descubrir que te faltó algo en el primer párrafo, entre las cosas y afinidades que tenemos la Gisse y yo, pero te perdono el descuido, la omisión, porque sé que eres modesto…pero Gisse y yo, además de todo lo que escribiste, te queremos y compartimos a TI!!!

    Me gusta

  12. Pingback: Las cigüeñas me traerán sobrinos | Isla nuestra de cada dia

  13. Pingback: A pesar de los pesares | Isla nuestra de cada dia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s