En busca del sonido ausente

A Alfredito Zerquera

Su alma partió hacia rumbos desconocidos demasiado rápido. ¿Quién sabe cuántas melodías soñaba con interpretar todavía en la flauta, la fiel amiga que lo acompaño desde su juventud?

Nadie lo sospechaba, no estaba previsto, ninguna enfermedad lo aquejaba, apenas aparecían las canas…, pero las agujas del medidor de presión se dispararon vertiginosamente, apagaron el cerebro y, en solo día y medio, arrastró su cuerpo hacia el umbral donde no existe el regreso.

Es un hecho: Alfredo Zerquera, Alfredito o Zerquerita, como le conocían cariñosamente sus colegas músicos, amigos, familiares… ya no volverá a encantar al público con las melodías silbadas en su instrumento-al menos no en el mundo terrenal-.

Frente a acontecimientos así, es cuando la vida nos recuerda que aunque pretendamos labrar nuestro destino, esquivar los malos augurios… ella tiene la última palabra y ríe de último en nuestra cara -muchas veces con sarcasmo-. Con solo cerrar las válvulas del corazón se termina la existencia, así de simple.

¡Y es que a Alfredito le faltaba tanto por hacer! Y me atrevo a decirlo porque presencié sus ansias constantes de escalar más alto, de apostar siempre por el Arte, la Música, la Cultura, por Trinidad-solo alguien como él asumiría el liderazgo de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en la ciudad, cuando la organización estuvo al borde del colapso, una misión casi suicida -.

En días como este lamento en demasía no haberlo entrevistado como el flautista excepcional que fue, fundador del cuarteto Leyenda, integrante de la Orquesta Aliamén, Las Cuevas, Estrellas del 48, entre tantas otras agrupaciones donde dejó el alma…, merecedor de infinidad de lauros por su quehacer dentro y fuera de fronteras, esposo, recientemente abuelo. Pero es que-repito-nadie avizoraba este adiós.

En mi adolescencia me encapriché en aprender guitarra. El me regaló las tardes de los lunes y miércoles e intentó enseñarme a leer el pentagrama. Me habló de la clave de Sol, la de Fa; de solfeo, negras, blancas, corcheas, fusas… pero nunca fui capaz de comprender el lenguaje musical. “Lo tuyo es el canto”, me dijo.

Ahí estuvo, haciendo arreglos de último minuto a una canción para interpretar en festivales, buscando el vals ideal para la fiesta de una quinceañera… con la gorra para proteger del Sol su cabeza afeitada, montado en su bicicleta-tan pequeña como su estatura- con el estuche de la flauta en la espalda para ir a ensayar a la Banda Municipal, a amenizar las noches en las escalinatas de la Casa de la Música con las melodías de boleros y guarachas con ese aire protocolar que siempre lo acompañó.

El próximo Viernes Santo faltará el sonido de su instrumento para acompañar a la Virgen de la Soledad en la procesión del Santo Entierro, su asiento en la tribuna el Primero de Mayo estará vació, no estará asomado en la ventana de su casa, con el saludo al vecino, no estará…

Dicen que los caracoles guardan el sonido del mar. Si colocas uno en el oído sientes al vaivén de las olas. Tal vez ese sea el reto de ahora en adelante: ir en busca del sonido ausente, escuchar con más atención los ensayos de la Banda o mirar cuidadosamente las escalinatas al atardecer, para sentir a Alfredito tocar desde otra dimensión porque, esté donde esté, estoy seguro que no ha abandonado la Música y se niega a cambiar la flauta por una lira, al ángel que ahora lo acompaña.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a En busca del sonido ausente

  1. JOSE F dijo:

    DIOS LO TENGA EN SU ETERNO DESCANSO, ACOMPAÑANDO CON SU FLAUTA MAGICA EL SONIDO DE LAS LIRAS DE LOS ANGELES.
    CARLI, TU COMENTARIO, COMO SIEMPRE, LLENO DE AMOR POR LOS MOTIVOS QUE NOS ATAN A TRINIDAD. ZERQUERITA ERA UNO DE ESOS MOTIVOS, QUE EXTRAÑAREMOS EN CADA SEMANA D ELA CULTURA, EN CADA ARPEGIO DE LA BANDA, EN CADA NOCHE DE DESCARGA.

    Me gusta

  2. Mayra Madiedo dijo:

    Mis sentidas condolencias a su familia y mi pesar por su ausencia. Como trinitaria disfruté de la música en lugares que regalaba su melodía. Muchas veces coincidimos en las tertulias del té cultural que brindaba la Biblioteca Gustavo Izquierdo y entre poemas, guitarra, canto, surgía el silvar de su composición acompañada de la sonrisa amigable.
    Quedará, en los que admiramos su talento. Quedará, como leyenda su repertorio.

    Me gusta

    • Tus condolencias serán dadas a la familia de Alfredito, que es también mi familia. Realmente era muy difícil no encontrarse con él en una actividad relacionada con la Cultura, porque Alfre vivió siempre para ella. Estoy plenamente convencido que cuando se escriba el capítulo de la música en Trinidad, su nombre será uno de los primeros en aflorar, si hablamos de profesionalismo, entrega… Saludos, Mayra, te espero la próxima semana.

      Me gusta

  3. Manel dijo:

    Excepcional relato Carli, si señor, asi era el, fijate que yo viajo este 24 para Trinidad, como siempre digo mi segunda tierra, y no me hago a la idea de que estare en Trinidad y no escuchare su flauta, ni podre compartir con el tantas y tantas tardes de charla-coloquio, y utilizo esta expresion porque a mi amigo Alfredo la discusion no le gustaba.Era suficiente con comentar que te hacia falta tal o cual cosa para que Alfredo se desviviera por “resolver”, la verdad que en esta vida, AMIGOS(no es un error las mayusculas) bien pocos por desgracia te encuentras, y cuando lo encuentras y te lo arrancan de esta manera el corazon se te encoje, y se te hace girones el alma, impotencia creo que es la palabra que define un suceso tan amargo como este.Como diriamos en Catalunya “Amics per sempre”, amigos para siempre, donde quiera que estes buen amigo, descansa en paz.

    Me gusta

  4. Dr.Mario Alberto Triana Estrada dijo:

    carli tus palabras hna descrito en detalles de quien fuera alfredito , solo q dios lo acoja en el cielo y por supuesto acompanado de su musica , trasmitales a su esposa e hija amigos de siempre te tu famila mis acompanamiento desde tan lejos del dolor q deben estar sintiendo

    Me gusta

  5. MERCEDES MAURI FORNIAS dijo:

    QUE DESCANSE EN PAZ Y DIOS LO TENGA EN LA GLORIA. AMEN

    Me gusta

  6. Pingback: Palabras para una Isabel profunda « Isla Nuestra de cada dia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s