Fui sus ojos

Fui sus ojosParecía un sábado cualquiera, sin penas ni glorias. Esperaba a una amiga en casa de otra. Conversábamos sobre la semana, de mi catarsis habitual a finales de semestre porque la entrega de los trabajos siempre coincide con las evaluaciones de las asignaturas y el tiempo no alcanza ni a pedacitos.

Llegó la amiga por quien aguardaba. Me pidió la acompañara a llevar a su papá hasta el restaurante donde él toca en días alternos.

Acepté. Llegamos a la esquina. Lo saludé como de costumbre, pero cuando él intentó devolver el gesto estiró el brazo muy lejos de donde estaba el mío. Enseguida me apresuré a estrecharle la mano.

La retinosis pigmentaria avanzó demasiado desde la última vez que lo escuché hablar de ello. No lo sabía. Aunque todavía persistía una iluminación crepuscular, para él ya había anochecido.

-“Vamos”, indicó ella.

-“Espérate, déjame aguantarme de Carlitín porque casi me caigo la semana pasada. Eres muy bajita para mí”-dijo mientras apoyaba su mano en mi hombro, en busca de seguridad antes de emprender rumbo.

Incontables ocasiones caminé con los ojos vendados dentro de los amplios espacios de mi casa, una vez lo hice por el Prado de la ciudad de Cienfuegos, acompañado de otros jóvenes en un ejercicio de Psicología relacionado con la confianza, pero sabía que mi oscuridad terminaría al final de la dinámica. Ahora era diferente: para ese hombre yo era una suerte de lazarillo, un báculo de carne y hueso. “Arriba, muchacho, ahora tú eres mis ojos”, apuntó.

¿Cómo voy a guiarlo, si no sé nada de señas o palabras claves?, pensé.

Empezamos a caminar. “Estamos en la calle Rosario, casi llegando a Gutiérrez”, decía yo en un intento de graficar el recorrido.

Una cañada cortaba la vía en dos. ¿Cómo indicarle que salte el charco para no ensuciar sus zapatos?

Mi amiga presintió la inquietud, vino al rescate. “Párate, hay una cañada-le dijo-. Vamos a dar un salto grande, Papote. Uno, dos y…”

Cruzamos la riada de aguas sabatinas al mismo tiempo, como esa costumbre de chiquillos de caminar de manera uniforme, con el mismo pie-no sé si ustedes lo hacían cuando estaban en primaria, yo sí. Nos deteníamos y a la voz de un líder emprendíamos la marcha como un pelotón de adolescentes-.

Doblamos la esquina. Caminamos hasta la de Desengaño. Otra cañada para atravesar, pero ya conocía la técnica. Esta vez conté yo para sortear el inconveniente. –

“Estamos llegando”, anuncié al ver el cartel lumínico del restaurante.

Una vez en la puerta principal, entramos en el salón atestado de muebles antiguos. El resto del grupo se incorporaría más tarde. Él pidió lo dejáramos sentado delante del bongó hasta que la visión se acostumbrara a la luz y alcanzara a distinguir al menos sombras. Su mano abandonó mi hombro.

Parecía un sábado cualquiera, sin penas ni glorias. Ya no lo era. Una sensación desconocida desbancó la preocupación de antes por la escasez de tiempo en la última semana de clases.

Horas más tarde sentía en mi hombro la fuerza de ese hombre cuya visión oscurece por día sin esperanzas de revertir el padecimiento, que al tocarme me había convertido en el faro para alumbrarlo en su penumbra.

Anuncios

12 Respuestas a “Fui sus ojos

  1. Mario A. Triana Estrada

    Que bonito carli, eres especial , un gesto lleno de bondad a la altura de esa gran persona que eres y como a ese hombre, siempre ayudas a muchas personas y eso te lo premira la vida. Un abrazon

    Me gusta

  2. Orgullosa de ti Carlitin, eres una persona maravillosa con un corazon grande. Somos peregrinos en este mundo y lo que cuenta es la capacidad de amar y tocar el corazon de los demas con nuestros gestos de amor, carino y compasion. Eso es lo que queda como semilla de eternidad.
    Besos, una Feliz Navidad y que el Nino Jesus traiga muchas alegrias a tu corazon y al de los tuyos.
    Hasta pronto, tu prima,
    Fanny

    Me gusta

    • Fannyyyyyyyyyy!!!!! qué alegría!!!!! Me pongo colorado y todo con tu comentario tan bonito. Tienes razón, somos peregrinos de paso por este mundo, por esta vida y no hay nada como ayudar a los demás. De manera especial, esta experiencia ha marcado mis últimos días. Un beso para todos por allá y muchas gracias por dejarme tu impresión en este post. Bien sabes tú la alegría que produce tender la mano al prójimo, mírate a ti que tanto bien sigues haciendo, colaborando y ayudando a tantos niños y mujeres necesitados. Un beso. Felices fiestas!!!!!

      Me gusta

  3. conmovedor relato!!!

    Me gusta

  4. Hector Jesús Betancourt garcia

    Hola Carli, este post de isla nuestra, dice mucho de ti, de tu educación , de tus principios y de tus sentimientos, tener un buen gesto hacia las personas necesitadas, te hace sentir bien, pero también a la persona, que además de agradecida, se siente segura. Un beso grande, como tu mereces, te queremos, eres un chico especial y eso hace que te gane el cariño de los que te conocemos y formamos parte de tu vida y de los que te están conociendo.!!!!

    Carli, no se qué pasa, pero no puedo entrar a ” lente” del pasado domingo.

    Me gusta

  5. Cada martes es un placer vivistar este sitio tuyo, Carlos, porque siempre nos tienes historias nuevas que contar. En este caso una muy conmovedora que no tienes miedo de compartirla con nosotros. Gracias por estos regalos de cada martes. Aquí seguimos tus seguidores. Saludos y Feliz Navidad con un muy próspero año nuevo para ti .

    Me gusta

    • Tiene razón, Roberto, no temo compartir estas historias con ustedes porque existen sucesos que merecen ser contados, por comunes que parezcan, Ahí, en esos pequeños detalles se esconde una gran enseñanza, una sorpresa por descubrir, una experiencia por acumular para cuando semaos mayores. Un abrazo para usted.

      Me gusta

  6. BUENO, LLEGUE TARDE A ESTE LINDO POST, PERO QUIERO DEJAR MI ADMIRACION POR TI, UN ABRAZO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s