El primer “señor”

El primer señorLa fama de la Universidad Central de las Villas en toda Cuba y otras latitudes resulta indiscutible. Pero quienes hayan pasado alguna vez por sus aulas o hayan estado vinculados al mundo universitario villaclareño, no me dejarán mentir cuando afirmo que la ruta 3 es tan famosa como la casa de altos estudios.

El trayecto conecta al centro educacional con el corazón de la ciudad donde descansan los restos del Che. Media hora, aproximadamente, dura el recorrido o la aventura, según se vea.

“Clasificar” es el término acuñado por los universitarios para nombrar a quienes logren montarse en la guagua después de someterse a empujones y hasta golpetazos con un pomo plástico como sucedió en una oportunidad, cuando una mujer utilizó un envase de este tipo para aleccionar al jovencito que intentaba colársele.

Este ómnibus urbano no solo recoge a quienes estudiamos ahí, sino a todos los habitantes de los pueblecitos ubicados a orillas de la carretera, entre ellos, los pioneros de los distintos niveles de enseñanza. Una de Secundaria Básica inspiró este post.

Venía yo sentado, casi dormido, cuando noté la avalancha de uniformes blancos y amarillos que “asaltaba” la guagua. A mi lado, el asiento vacío lo ocupó una muchachita de 14 años a lo sumo. Ella se quedaba una parada después de la mía.

“La 3” llegó a la Universidad y cuando me disponía a bajar aquella chiquilla me preguntó:

-Señor, ¿qué hora es?

Todo se detuvo cuando escuché el encabezado de la pregunta. Ya había sido víctima, del vocablo “compañero”- utilizado también para referirse a personas mayores, por una cuestión de respeto-,  pero nunca esperé ser llamado “señor” a mis 23 años, todavía jóvenes.

Solo pensaba en un espejo para mirar mi rostro en busca de alguna arruga, cana, o una razón convincente para que la adolescente se refiriera a mí de aquella forma con su vocecita tímida.

Por un instante me sentí tan viejo como mi abuelo a sus 91 estaciones, con el cuerpo estrujado… Quise explicarle que solo tenía 23 años pero no pude. Si no me bajaba, continuaba el viaje hasta no sé dónde.

Al final olvidé decirle que era poco más de las cinco de la tarde.

Anuncios

8 Respuestas a “El primer “señor”

  1. Jajajaja…Carlitín, me has hecho reír. No te preocupes por la lozanía de tus 23 años. Es que la avalancha generacional es indetenible. Recuerdo que cuando organizábamos la coreografía de “mis 15” y valorábamos las posibles parejas, alguien dijo: -Fulanito?! pero si es un viejo, tiene 21 años!- Luego a mis 21, oí decir de la pareja de una amiga, que era un viejo de 33 años…en fin, mirémoslo como una autodefensa generacional &;o)
    Te deseo una buena y productiva semana.
    Besos!!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Seguro que todo tiene que ver con la generación, Mayra, pero faltyó poco para fulminar a aquella adolescente jejejejeje. Un beso y qué bueno que esta isla nuestra de cada día te hace reir.

      Me gusta

  2. Volao, asere, volao! Ya eres un viejete cancomiao, mi yunta!
    Nada, Carli, bienvenido al club!
    Manuel Alberto

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Bueno, Manuel, tampoco es para tanto!!!! jejejeje. Vamos, que tengo que defender mis 23 años a capa y espada jejejeje. Nunca le he preguntado a mis padres si recuerdan la primera vez que les llamaron así…con mi experiencia me atrevo a decir que es un momento crucial en la vida del ser humano jejejeje. Nos vemos el próximo martes.

      Me gusta

  3. Ja ja, Carli, sabes es increíble que te pasase eso a tus 23 años!!!!
    Pero lo mejor del tema es que a mi la primera vez que me lo dijeron fué con 44 años y casi me da algo, un poco reaccioné como tú, quería verme en un espejo,..,, pero lo mío era más normal, me lo dijo una niña de unos 10 añitos , en el supermercado,( iba con su madre) me dijo Sr. Me deja usted pasar delante que sólo mi mamá lleva un bote de Colacao? Ja ja ¡me quedé sin palabras!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Bueno, Hecti, a los niños todo se les perdona, pero no a los adolescentes jejeje. Te aseguro que esa chiquilla no bromeaba en lo absoluto. vaya experiencia!!! no te das cuenta que lo que me sucede a mí no le sucede a nadie????Un besote.

      Me gusta

  4. Dr.Mario Alberto Triana Estrada

    hola carli , para mi tal vez esa muchacha te vio como la persona grande que eres , pues considero eres un señor ser humano o lo mismo un gran ser humano con tan solo 23 años , un abrazo

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Gracias, Mati, de verdad. Voy a afiliarme a tu teoría. La pobre muchacha… se quedó sin saber la hora jejejejeje. Un besote desde tu Trinidad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s