Folklore de Viernes Santo

Folklore de Viernes Santo“El Diablo anda suelto porque Dios ha muerto”, exclamaría con tono místico Carlos Joaquín Zerquera, fallecido historiador de la ciudad de Trinidad, si este Viernes Santo cruzara el umbral de mi casa.

Y es que con la llegada de la Semana Santa, Semana Mayor o Semana Grande, como también se le conoce en otras latitudes, reaparecen mitos entretejidos entre los cubanos en torno al día de la pasión y muerte de Jesucristo; rituales con más arraigo que el propio significado religioso de la fecha, cuya presencia tiñe la jornada con los matices de la fe popular.

Lo más común es escuchar a alguien preguntar quién cura el empacho-una suerte de desorden digestivo tras el consumo de alimentos- porque solo el Viernes Santo los interesados aprenden cómo aliviar el padecimiento estomacal. Para ello deben acudir a una persona bendecida con el don. Eso sí, nada más pueden ser tres aprendices por cada maestro. Existen varios métodos: una toalla, una cinta… y cuentan que si olvidas la oración, no naciste con la gracia.

“Por nada de este mundo pienses en barrer si no quieres ser víctima de la invasión de las hormigas. Barres y entran al momento”, dicen por ahí. También cesan las matanzas de los animales; según cuentan, ni siquiera se puede maltratar a las lagartijas porque “ellas borraron con su cola las huellas dejadas por José y María en el desierto cuando huyeron del Rey Herodes”.

Otra leyenda señala que las plantas no deben podarse. Si se desafiara la furia divina, en el caso del almácigo brotará del tallo una sustancia roja en vez del acostumbrado líquido blanco, como remembranza a la sangre del crucificado. Durante la semana deben sembrarse los gandules, para recogerlos listos en Navidad.

De toda la pesquisa previa a la escritura, la más curiosa para mí resultó el mito del huevo de la gallina. Al decir de una amiga, a su abuelo, afectado por la diabetes, le curaban el pie con la resina del huevo puesto por la gallina el Viernes Santo. Había que dejarlo secar, misteriosamente no se ponía “culeco” (clueco, de manera correcta), entonces se aplicaba sobre el paciente.

Hasta el amanecer del Sábado Santo reposan los vasos espirituales, caracoles y cartas. Solo los interesados en hacer mal aguardan al mediodía para pactar con el demonio, el resto de los representantes de los cultos sincréticos cubanos caminan rumbo al templo, vestidos de blanco, para postrarse ante el Santísimo Sacramento del Altar.

A pesar del escepticismo de algunos, existen quienes no tienen las agallas para desobedecer estas disposiciones de procedencia desconocida, legadas de una generación a otra hasta inscribirse en las estampas costumbristas de esta Isla.

Este viernes la procesión del Santo Entierro caminará por las arterias empedradas de Trinidad. Otra vez -al menos durante 24 horas-llegará la quietud que otrora reinaba en el Centro Histórico de la villa; otra vez el pueblo acompañará al Santo Sepulcro, la Virgen de la Soledad y San Juan en su peregrinar hasta el Calvario… y otra vez el imaginario popular desatará las supersticiones de Viernes Santo. Algunos aprenderán a aliviar empachos, las escobas, caracoles y otros métodos adivinatorios reposarán, alguien ofrecerá promesas a Satanás, los animales respirarán aliviados, las plantas no sufrirán daños y los pollitos en formación devendrán bálsamo bendito para convalecientes.

Anuncios

12 Respuestas a “Folklore de Viernes Santo

  1. Dr.Mario Alberto Triana Estrada

    Asi es Carli , cuantas cosas pra el viernes santo entre el folklore , las tradiciones y los encuentos , que dios acompañe a nuestra trinidad pra q esta semana se viva con la intensidad de siempre , se lo merecen .Un abrazo

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Mayi, como siempre la Semana Santa llena de vivencias, de experiencias, de momentos que te marcan para siempre. Desde aquí te recordamos mucho en fechas como estas. Te queremos.

      Me gusta

  2. carlitin desde nina siempre escuch todas esas leyendas en torno a la semana santa, creibles o no, pero que encerraban un poquitin de misterio , muy acertado que lo hayas escogido como tema para tu comentario en esta pagina, pues creo que muy pocos trinitarios lo desconocen. hubiera deseado tanto poder estar alli en estos dias……. pero no pierdo la esperanza que tal vez pueda ser en el 2014. besitos

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Lo cierto es, Isa, que precisamente muy pocos son los que se han atrevido a comprobar la efectividad o no de estas supersticiones, sobre todos los más viejos, que crecieron con estos preceptos arraigados. Ya verás cómo el año próximo estás con nosotros físicamente, porque en el corazón siempre estás. Un besote.

      Me gusta

  3. Sabes, Carlitin, leyendo tu magnifico post de esta semana, se me ocurre que tengo que inventar la manera de mostrar a Inger y mis dos hijos los misterios de la Semana Santa en nuestra Trinidad, llevarlos tras el Cristo de la Veracruz, orar en silencio desde un lugar tan santo como nuestro pueblito, que tantas raices ha enviado al mundo. Voy a hacer lo imposible porque el proximo año coincidamos alli.
    Cuando escribi mi primera novela no pude evitar la tentacion de inventarme un capitulo sobre esta tradicion nuestra, y lo disfrute incluso mas que el resto del texto. Por supuesto, nunca te lo incluiria aqui… Quizas te mande la novela por e-mail, para que me la critique una persona honesta y sabia como tu.
    Mil gracias, querido amigo. Como reza el titulo de un viejo libro de poesia cubano: “Agradecido como un perro”, jajaja!
    Tu yunta, el Manue

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Pues desde ahora te espero, Manuel, y no dudes en pedirme ayuda para contarle a los tuyos-considerados ya como míos también-esas historias tan fantásticas entretejidas durante siglos y que cada año trae siempre nuevas vivencias. Cuando quieras me envías la novela aunque. te advierto, la disfrutaré como lector, que es lo que soy al fin y al cabo. Un abrazote y soy yo el agradecido siempre por regalarme un trocito de tu martes. Nos vemos el próximo.

      Me gusta

  4. Héctor Jesús Betancourt García

    Carli, como siempre , has dejado tu post bien alto este martes, la mezcla de la Fé, los rituales, los curanderos, los dichos y sobre todas las cosas , ese fervor popular de los trinitarios por su Semana Santa . Me ha gustado mucho, mucho. Te doy la mejor y más alta nota. Un beso de Padrino y Trinitario ausente.
    Será más pronto que tarde, cuando pueda ir a tu lado en una de esas procesiones.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Gracias por la calificación, Hecti, eso de puntuar los post me encanta jejejeje. No creas que será tarde, recuerda que NUNCA es demasiado tarde. Pronto veremos salir al Cristo los dos, junticos… ya verás. Un beso.

      Me gusta

  5. Gracias carlitin por tus apuntes, por brindar ese granito de recuerdo de nuestro espacio geográfico, por significar las estampas de nuestra tierra amada; nuestra querida Trinidad!!!
    Se muy bien que con ojos juveniles que han captado las esencias, la mente abierta y criterios naciente de una generación crecida entre mitos, leyendas, calles empedradas, forasteros y techos enmohecidos; sabrás mantener cada martes la reflexión oportuna para todos los que te acompañamos en este blog.
    Felicidades

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Qué alegría, Iroel!!! espero la visita se repita jejejeje. No sé qué sería de Trinidad, nuestra Trinidad, sin estos mitos, sin estas leyendas que mezclan el catolicismo con la supersticiones, con otras religiones. Es ese ajiaco, como lo definiera Fernando Ortiz, lo que convierte a Cuba, esta Isla nuestra, en un lugar de ensueño. Un abrazo y espero me sigas acompañando los martes.

      Me gusta

  6. RECUERDO QUE SIEMPRE ME ECHABAN MIEDO CON AQUELLO D E QUE EL DIABLO ANDABA SUELTO, Y POR SUPUESTO, EL VIERNES SANTO NO ME ATREVIA A PORTARME MAL. SEGURO QUE MI MAMA Y MI ABUELA HUBIERAN DADO CUALQUIER COSA POR EXTENDER EL VIERNES SANTO A TODOS LOS DIAS DE LA SEMANA!!!!.
    MUY LINDO TU POST, COMO SIEMPRE.
    UN ABRAZO LEJANO PERO SINCERO.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      No creas que solamente tu madre y tu abuela rezaban para que el Viernes Santo fuera eterno y apaciguar tu intranquilidad. Si yo hubiese nacido en tu época, Galinka y Carlos E hubieran convencido al Papa de turno para decretar perpetuos los Viernes Santo y así tenerme bajo control de una vez y por todas jejejeje. Un besote.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s