En la tumba del abuelo que no conoció

En la tumba del abuelo que no conoció“Disculpa, ¿tú eres cubano?”, me preguntó un hombre regordete, de bigote canoso y voz ronca cuando llegué a la terminal de Cienfuegos, después de salir en estampida de la Universidad con el deseo de llegar a casa lo antes posible.

A pesar de mis respuestas monosilábicas él seguía su pesquisa informativa. “¿Cuándo sale el ómnibus para Trinidad?”, “¿Se demora mucho?”, “¿Me puedo sentar aquí?”-esto último lo dijo apuntando al asiento libre al lado mío-.

Como no lograría desprenderme de ese sesentón insistente, me resigné sin imaginar que aquel monólogo, después devenido diálogo, resultaría el punto de partida para conocer una historia en apariencia irreal, si no la hubiese escuchado en boca de su protagonista.

“Ejercí la Ginecología por más de 30 años”, comentó. “Cuando me retiré, decidí recorrer los cementerios del mundo para admirar la arquitectura funeraria, una de mis grandes pasiones”. (No es preciso explicar el tamaño de mis ojos, confieso pensé estar ante un maniático) “Tranquilo, chaval”, dijo, “aquí tengo imágenes de todos, las llevo a donde vaya. Este es el de Sevilla, Barcelona, París, Sídney…”, explicaba mientras las fotos corrían en el visor digital como testigos fehacientes.

A esas alturas yo había mostrado interés en el intercambio, después de todo no estaba ante un enfermo mental y decidí intervenir en la conversación. Le hablé de Trinidad, de Cuba, pero él interrumpía mi discurso para disertar del cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba; del de Cienfuegos-recién visitado en horas del mediodía- y de la capitalina Necrópolis de Colón.

Pero me faltaba el por qué del rompecabezas, de dónde venía el apasionamiento por lápidas, mausoleos y panteones. Entonces la vida volvió a mostrarme cuán impredecible puede ser.

La génesis del deslumbramiento venía desde tiempos de la Guerra Civil Española, cuando su abuelo huyó de polizón en un barco hacia el puerto de La Habana. “El era de la provincia de Ourense”, añadió. Yo quedé perplejo porque mi bisabuelo también nació en allí y también a él le obligaron a escapar del conflicto armado, escondido en un barril resguardado en la bodega de una embarcación cualquiera.

A diferencia de mi antecesor gallego, el suyo estaba casado “hasta que encontró una mulata con pechos de punta. Eso sí, nunca dejó de ocuparse de sus hijos, siempre les envió dinero. Yo no lo conocí, pero mi madre me decía que yo era su viva estampa: bajito, gordito, amante al ron, al tabaco y a las mulatas; solo conservo sus fotos de su niñez y algunas del matrimonio. Después de abandonar Ourense, nunca más se supo de él. Por eso decidí que una vez llegado el retiro, haría hasta lo imposible por encontrar el lugar donde descansan sus restos. Llegué a Cuba hace cinco años, pasé días caminando por el cementerio de Colón hasta dar con la tumba, bastante maltrecha, por cierto”.

Los ojos le brillaron más. “Ese día fue el más feliz de mi vida, chaval. Es como si se ordenara definitivamente el desorden de muchos años…. Yo vuelvo siempre en noviembre y el día 2-el de todos los santos-, compro una botellita de ron y un puro, me siento frente a la tumba de él y tomo y fumo en su memoria. Esta vez vine antes porque en España hay mucho frío, pero en noviembre regreso para estar con él”.

Me contó de leyendas españolas, tradiciones y paellas valencianas. Le comenté de la playa Ancón, del Valle de los Ingenios…

Las bocinas anunciaron la llegada de la guagua. Él ocupó el asiento detrás del mío.

-¿Sabes a dónde voy mañana en Trinidad?

-Obvio: al cementerio, respondí.

Sonrío. En mi cabeza retenía lo imprescindible para escribir después, solo faltaba un dato.

-Usted se llama…

-Joaquín, ¿por qué?

-Es que no nos habíamos presentado, dije y miré el paisaje. Ya lo tenía todo.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a En la tumba del abuelo que no conoció

  1. JOSE F dijo:

    He ahi una historia bien interesante!!!!!!!
    Me hubiese encantado conocer al señor!!!!

    Me gusta

  2. Roberto Glez dijo:

    Linda historia las que narras esta semana. No me esperaba que fuera asi, ni que una persona de esa edad viajara todos los años hasta la tumba de su abuelo y más si es desde España porque queda muy lejos, a muchas horas de vuelo. te seguimos siempre. saludos cordiales

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      También yo pensé que aquel extranjero me estaba tomando el pelo, Roberto. Al principio no creí una palabra hasta que me mostró las fotos. Será que la nostalgia y los esos lazos sueltos que todavía tienen algunas familias cubano-españolas no entienden de kilómetros de separación. Gracias por llegarse cada semana. Saludos para usted.

      Me gusta

  3. Maria Perez Mena dijo:

    Despues de unos días de descanso por las fiestas, te leo con muchisimo gusto, como siempre tus historias son muy, muy interesantes.
    Esta de hoy es muy tierna, la familia es lo mas grande y tratamos de buscar donde reposan para poder compartir unos minuticos de charla espiritual con ellos.
    Feliz semana de Pascua, un abrazo Carlos

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Muchas gracias, María, por estar de vuelta en la isla nuestra. Tú sabes que para mí es un placer inmenso que esta letras gusten.
      También yo ando en busca de otros miembros de mi familia…. pero esas son otras historias que te contaré más adelante… Un beso grande y feliz semana para ti

      Me gusta

  4. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Bonita y entrañable historia, como tantas que nos has contado, pero no sé por que , siempre que la historia trata de Cuba y España, me llena !!! Es cierto que me viene de cerca, que mi abuelo emigrò y ahora soy yo el emigrante, que España es la Madre Patria y siempre a acogido muy bien a los cubanos, así que ya sabes, me ha gustado mucho el post. La verdad es que nuestro Cementerio de Colón , tiene una arquitectura envidiable, está reconocido mundialmente por las obras arquitectónicas que guarda entre sus muros.
    Carli, un besote, gracias una vez más .

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Tú mismo te has respondido, Hecti. Esa mezcla de sangres de tus antepasados no puede evitarse. “La sangre llama”, dicen por ahí. Y mírate a ti!!! es cierto que la vida tiene misterios tremendos!!!
      Al cementerio de Colón le debo una visita detallada. ¿Sabes? me has hecho recordar de otra anécdota que puedo contar más adelante!!! Gracias jejejej!!!! Un beso.

      Me gusta

  5. Manuel Alberto dijo:

    Cramba, que adondequiera encuentras fuente de inspiración! Esa es buena, mi amigo del alma.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Casualmente, Manuel, ese día no tenía la mínima idea de qué escribir el próximo martes y mira, tuve suerte!!!! Un abrazo para todos por allá.

      Me gusta

  6. Indira González dijo:

    Tu historia me llenó de nostalgia por esas historias increíbles que viví de terminal en terminal durante 5 años. Los viajeros de paso son una fuente inagotable de inspiración y tú eres un artista de la palabra, un ser con una sensibilidad única, me encantó la historia.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Gracias, Indira, por llegarte a la Isla nuestra, espero verte más seguido por aquí. también yo tengo un arsenal-no tanto, en realidad-de historias de cinco años viajando de Santa Clara a Trinidad, y viceversa.
      Gracias también por los elogios, aunque no me considero un maestro de la palabra, ero muchas gracias. Más bien me considero un joven que cuenta historias todos los martes, historias que comparto en esta Isla nuestra de cada día. Entonces, ¿cuento contigo para esta cita semanal?

      Me gusta

  7. Magnifico. Me encantó el ritual del espanol.
    Muy buen trabajo, Carlitos
    Saludos
    Lazaro

    Me gusta

  8. Carli, excelente post. Besos!!!

    Me gusta

  9. Iroel dijo:

    Eso está muy bien carlitín, estuvo excelente esa historia. Gracias amigo, espero la próxima.

    Un abrazo

    Me gusta

  10. gracias por tus historias!!!! se disfrutan mucho. Abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s