Asalto de espíritus

Asalto de espíritusParecía un espejismo a plena mañana. Inesperadamente, cinco estatuas humanas habían invadido la Plaza Mayor de Trinidad. Tal vez para muchos esta sea una estampa recurrente, y hasta monótona, en las calles de otros países, pero estas imágenes sacudieron al sábado de sus desquiciantes temperaturas para convertirlo en una jornada única, al menos para mí.

Quienes hayan caminado por el corazón del Centro Histórico de esta villa, coincidirá conmigo que es un sitio de ensueño. Y no es que el apego a mi Ciudad Mueso me nuble el juicio. Basta ver cómo los visitantes sucumben cuando caminan por las piedras y los lentes de las cámaras se desorbitan intentando captar cada detalle de los palacetes enmarcados alrededor de la Plaza. Algunos imitan la pose de la estatua de Terpsícore localizada en su centro, otros prefieren recostarse en los bancos para mirar las palmas, al cielo, a evocar momentos, a romancear…algo de sortilegio debe tener un lugar capaz de provocar tales sensaciones. 

Pero aquel payaso vestido con retazos de periódicos, Yemayá, la diosa de los mares del panteón yoruba, con un caracol en mano, recostada al empinado farol; la esclava con un niño en su regazo, el hombre de hojalata y la monja de pie con el antiguo convento de San Francisco de Asís al fondo, establecieron una comunicación indefinida con el entorno, al punto de crear en mí la sensación de verlos como espíritus que protegían la ciudad.

Apenas trascurrieron cinco minutos cuando aparecieron las expresiones de asombro por este acontecimiento sin precedentes. Desde cada rincón llegaron los niños, dispuestos a curiosear con esa inocencia tan suya, y familias enteras al enterarse de aquella invasión bendita. Hasta quienes pasaban de casualidad quedaron absortos al ver interactuar a los personajes con quienes le acercaban una ofrenda.

Para otros pudieron parecer meros gestos, pero algo de místico encontré en las caricias de Yemayá a una mujer, en las palabras que la monja le susurró a un niño, en el Ave María pronunciado delante de una anciana, que rezó con ella y se persignó como si hubiese conversado con un espíritu. Aquel tap improvisado por el hombre de hojalata, embobecían a las personas mayores; los cantos en lengua yoruba entonados por la mujer a su bebé y las flores de origami junto a los mensajes repartidos por el Payaso de la Paz, según aparecía en su pedestal de papel, venían impregnados de un simbolismo. Así lo sentí, aunque parezca incierto.

Al mediodía el sol arreció demasiado, y terminó espantándolos. Pero ya era imposible desprender a la Plaza Mayor del encantamiento producido en horas de la mañana, cuando una masa se congregó sin aviso previo en torno a las figuras-en menos de media hora aparecieron cientos de personas, según cálculos a simple vista-. Entonces otra vez quedó claro que este pueblo no está signado por la desidia, como aseguran muchos, sino carente de opciones refrescantes, con la capacidad de sorprender, de hacer a un ama de casa desprenderse del fogón.

Tanto resultó el impacto que desde ahora los invito a acompañarme el domingo próximo en Lente Compartido, mi blog de fotografía, para compartir las imágenes captadas por mi cámara y vean que no hiperbolizo cuando titulé el post de este martes “Asalto de espíritus”.

Anuncios

18 Respuestas a “Asalto de espíritus

  1. Uff, maravilloso post, lleno de encantos y en mi caso particular, lleno de evocaciones. Recordé mis años como director artístico, como teatrista, cuando yo era escritor…
    Y creo que es cierto que Trinidad es mágica y única, que atrapa y no suelta, que se apodera de los sentimientos y los multiplica en hondas resonancias interiores. Y que se merece mejor suerte que la que ahora la obligan a correr, que en años venideros muchos criticarán cómo es posible que nos hayan escamoteado el sueño a remontarnos.
    A todos nos duele tamaña desidia. Como cristiano aprendí a perdonar. Pero hay cosas imperdonables.
    Un abrazo, hermano del alma. De nuevo aciertas en el centro justo de la diana. Sé que en comparación con las esencias de tu post esta pregunta no es nada, pero: quiénes eran?

    Me gusta

    • Carli, te mandé fotos de Marisol y Ch. Alberto a tu e-mail. Las recibistes?

      Me gusta

      • Carlos Luis Sotolongo Puig

        Sí, Manue, las recibí pero ese correo solo lo puedo revisar los fines de semana. Por eso tardé tanto en darte acuse de recibo. Otro abrazo.

        Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Tú siempre has sido escritor, Manuel. Creo que el verbo en pretérito está mal utilizado: tú ERES escritor. Por cierto, recibí el adjunto de tu noveleta, pero es demasiado grande y no puedo descargarla.
      No han sido pocas las personas que siempre han sucumbido ante Trinidad, cuando las he traído de visita a casa. Tienes toda la razón: esta tierra nuestra se merece mucha mejor fortuna que estas rachas de reanimación. Las estatutas eran parte de un grupo de Cumanayagua y, según me dijeron, vendrán frecuentemente a propósito del 500 aniversario de la villa. De hecho, la semana anterior cambiaron los personajes, pero el día estaba muy nublado y no pudieron interactuar con el público. Me dijeron también que la idea es reproducir, en un futuro, personajes trinitarios.
      Un abrazote y un beso especial para Marisol.

      Me gusta

  2. Tienes razón, Carli, Trinidad no está marcada por la desidia de sus habitantes, más bien ha sido y es víctima de años de desidia (y valga la redundancia) de los que la han administrado. Si se mira atrás sólo unas pocas décadas, se ve una ciudad que, al margen de otras carencias, tenía una activa vida cultural. Las causas de actual deterioro podrían ser muchas, pero no es nada irremediable y esa escena que tan bien describes de la Plaza Mayor es prueba de ello. Ojalá y esto sea una señal de que, finalmente, algo se mueve.
    Besos!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Mayra, muchísimas veces he escuchado a mis padres hablar de aquella próspera y activa Trinidad en materia de Cultura; de la visita de grandes músicos, artistas de la plástica y hasta el Ballet Nacional. Muy poco queda, o casi nada. Hoy apenas nos conformamos con orquestillas de mala muerte para animar las fiestas culturales. Y bien sé sobre los estratosféricos precios que demandan los artistas hoy día, pero también es cierto que Trinidad no tiene un escenario digno como un teatro, por ejemplo, donde acoger como se merece a una agrupación teatral, o lírica…
      Que estas estatuas-espíritus sean el inicio de un renacer. Un beso.

      Me gusta

  3. Me ayudas a repitir lo encantadora de la villa, realmente los trinitarios, a pesar de la desidia o apatía, como deseen llamarla, buscamos los mejores pretextos para sentirla como a una ciudad movida, si su vida nocturna imita en gran medida las costumbres metropolitanas y sean la calle de Rosario o San Proscopio las de mayor paso peatonal. A esos espíritus, les sucede, la influencia de la moda, el influjo cultural mutúo entre los que la habitan y visitan, si recibe más, el que la visita…la gracia innata del trinitario de a pie.
    Que bueno, si cada día los espíritus zarandeen nuestros deseos, nos estímulen de hacer por la ciudad aunque sea subir a la parte alta, la colonial, la detenida en el tiempo, arrastrando con nostros a los amigos….vecinos y vecinas apegadas al fogón; siento que si la ciudad duerme hay muchas formas de despertarla y las estatuas humanas lo demostraron esta vez; invitemos a los lugares donde se canta, porque lo visitan los turistas, a sacar la música a sus calles empredradas, como solía hacer el Dr. Muñoz, cuando era niña, con una comparsa y no precisamente en tiempo de San Juan. Tradiciones que tambien se mantienen dorrmitando.
    Ah! del Caballero de París, estatúa, conservo un papel arrugado y con trazos verdes, como el mensaje de paz repartido por el payaso. Ojala sea como el color, la esperanza de un despertar. Magnífico post. Un Abrazo

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      A pesar de sus descalabros e infortunios, el trinitario siempre va a querer a su villa. En eso tienes razón, Mayra. Coincido plenamente en que existen mil y una maneras de sacudirle la modorra a esta villa nuestra, de desprender a las amas de casa del fogón, de movilizar a todo un barrio, un pueblo… la pregunta es, como dice la fábula: ¿quién le pone el cascabel al gato? Tal vez sean estas estatuas-espíritus la respuesta. Gracias por estar siempre. Un beso.

      Me gusta

  4. Este martes, como todos, me quedo sin palabras, Carlos. Yo sé que Trinidad tiene un encanto muy especial porque la visité muchas veces antes de irme de Cuba. No puedo decirte cómo era antes, esas actividades que las otras que te comentan refieren, pero sí te puedo decir que un lugrar como Trinidad merece mucho estar activa las 24 horas del día.
    Qué bueno que al menos por unas horas tuvo lugar este encuentro con las estatuas-espíritus que nos narras.
    El saludo de siempre.
    Roberto Glez.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Pues le invito nuevamente a mi ciudad, que también es suya, Roberto. A casi 5 siglos de su nacimiento esta tierra tiene el sabor del misterio, de la historia, de lo inesperado. Es una especie de “viejita” muy, pero muy longeva llena de encantos, y lo mejor de todo: dispuesta a compartirlos.
      Tal vez sería pedir demasiado una vida activa todo el día para Trinidad, pero sí creo que se merece mejor suerte en cuanto a reanimación de espacios culturales. Usted ha dado en el clavo con el calificativo -de hecho, me apropié de él para responder varios comentarios de este martes 😉 -Un abrazo

      Me gusta

  5. Dr.Mario Alberto Triana Estrada

    Interesante Carly y esas estatuas seran permanentes en nuestras calles o solo por ese dia , me encantaria haber experitado estar deca de esa estatuas – espiritus , espero tu lente compartido , un abrazo

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Mayi, al menos estuvieron dos fines de semana, aunque el segundo fueron personajes diferentes. Lamentablemente, el segundo sábado el clima no fue favorable en lo absoluto, y no tuvo el mismo efecto, pero según me dijeron esta es una de las estrategias a propósito de los 500 años. Ojalá y esta experiencia se repita, sería maravilloso. Un beso.

      Me gusta

  6. Pingback: Asalto de espíritus (fotos) « Lente Compartido

  7. maria perez mena

    Muy interesante, me encantó tu post. Enhorabuena Carlos , Un abrazo y excelente semana

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Gracias, María, por los elogios. Gracias siempre por acompañarnos y disfrutar de estas hisotiras de martes. Que tú tengas tambíen una semana maravillosa. Un beso grande. Nos vemos siempre en estos rumbos digitales.

      Me gusta

  8. Héctor Jesús Betancourt García

    Carli, he visto que no pudiste subir mi comentario, sobre el asalto de los espíritus, sólo quería decir de nuevo, que por Europa están muy de moda la estatuas humanas, unas muy trabajadas en sus vestuarios e interpretaciones, otras tan originales como no puedes imaginar, otras como personajes de W.Diney para alegrar a los pequeños.
    Gran variedad y la verda es que llaman la atención de viandantes.
    Aquí se ven más por la Puerta del Sol y en Barcelona en las ramblas.
    Ha habido muchas y el ayuntamiento, a tenido que intervenir, dejando las más originales, creo que fueron llevadas a votación popular.
    He recordado por el nombre del post, un magnífico trabajo con similitud por lo de “espíritus,” de una colección de la obra de nuestra querida amiga Yudit Vidal, en su galería de arte creo que la de ella es ” Fantasmas” de Trinidad. Que a mi me gustò mucho.
    Besos Carli. Y Gracias por el intento de subir mi comentario.

    Me gusta

  9. VERDADERAMENTE ESTAS ESTATUAS VIVIENTES SON MUY COMUNES EN LOS SITIOS DE AFLUENCIA DEL TURISMO EN TODO EL MUNDO. ME ENCANTA SABER QUE TRINIDAD CUENTA CON SUS ESTATUAS, Y SOBRE TODO, QUE VARIEN SUS PERSONAJES.
    QUE BUENO QUE LAS ESTATUAS-ESPIRITUS HAN SACUDIDO UN POCO LA MODORRA DEL PUEBLO. QUE BUENO SERIA QUE S E PUDIERAN RECUPERAR LAS MULTIPLES ACTIVIDADES QUE TENIAMOS EN LOS 80’S Y 90’S, CUANDO LA INVASION D E TURISTAS N O HABIA LLEGADO!!!!!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Ojalá, Jose, ojalá y la aparezcan propuestas así, pero que sean protagonizadas por el talento de nuestra Trinidad, con esa gente que tantas ganas de hacer tiene. Un beso y bienvenido otra vez a la cita de martes!!!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s