La muralla de la simulación

La muralla de la simulaciónLa noticia impactó a quienes permanecían ajenos al fenómeno. Para mí, la declaración publicada por el diario Granma sobre la venta de exámenes del Nivel Medio Superior corroboró el secreto que viajaba de boca en boca, o de oído en oído, entre los padres de los estudiantes de preuniversitario.

El asunto no me sorprende. A las pruebas finales del Pre, las de ingreso a la Universidad, las de aptitud para optar por Periodismo, Arquitectura, Diseño Industrial -cuando tenía- siempre las ha envuelto el aura de si las capacidades “vienen ya con nombre y apellidos”.

Sin embargo, esta vez la problemática debió sobrepasar los límites de la tolerancia para publicarse sin tapujos en las páginas del periódico -conducta que debería ser más frecuente en los medios de prensa cubanos para evitar comentarios de acera o que la población consuma la versión de los medios extranjeros-.

No voy a juzgar la ética profesional de los implicados, eso compete a la conciencia de cada quien; tampoco me atañe disertar sobre los experimentos que en las últimas décadas han sumido al Sistema de Educación en un marisma del cual ha intentado levantarse esgrimiendo el arma de la radicalidad, poco efectiva e inteligente. A fin de cuentas no tengo argumentos sólidos ni pruebas irrefutables para apuntalar mi discurso. Entraría en catarsis, y terminaría en ridículo.

De todas las aristas del tema, la más preocupante para mí es la referida a la familia. No entiendo el razonamiento de los padres que sacan del bolsillo la suma requerida por el profesor, o peor: sean ellos quienes fomenten tan lamentable práctica, y se contenten con una calificación falsa. El egoísmo de moldear a los hijos por la fuerza me parece un acto de total inmadurez. Sería como si hubiese estudiado Historia del Arte o Derecho por imitar las profesiones de Carlos Enrique o Galinka.

Prefiero no atormentarme en pensar cómo sería, por ejemplo, confiar la casa de mis sueños a un arquitecto que obtuvo la plaza mientras ponía billetes al contado sobre la mesa de no sé quién…

El sabor del triunfo es incomparable, siempre lo he dicho. Pararse en medio del camino, voltear la cabeza y contemplar cuánto has logrado con tu sudor, voluntad, constancia…resulta único. Así lo he sentido. Sí, lo digo sin prejuicios porque sobre mí han colocado la cruz del niño a quien le han dado todo, incluso “le compraron la carrera de Periodismo”, tal cual escuché días después de mi prueba de aptitud.

Si bien es cierto aquello de que “la vida se encargará de desaprobarlos”, pienso en los perjudicados, quienes con un promedio limpio, después de noches de desvelo frente a los libros, tal vez no tengan una segunda oportunidad. Me duele la estampa de imaginarlos con sus sueños desmenuzados, en el andén, molestos o resignados, pero siempre en el andén mientras sube al vagón un individuo inescrupuloso gracias a las regalías del fraude, esa muralla de la simulación que ojalá caiga inexorablemente cuanto antes para evitar males mayores.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Historias, Para aliviar catarsis y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a La muralla de la simulación

  1. Manuel Alberto dijo:

    Sí, escandaloso asunto. Pero no es nuevo, lamentablemente en Cuba (y en mil lugares más) es práctica común la compra/venta de títulos. La palabra exacta es corrupción. Lo interesante, amén de denunciarlo por todos los medios, es buscar las causas que provocaron esa práctica, lesiva para el prestigio de una nación.
    En mis tiempos se hacía, hoy se hace… Parece una espiral.
    Interesante y lacerante post. Como ya te escribí: “malos tiempos para el que ame los aguaceros”
    Te quiero, mi yunta. El Manue

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      A veces pienso que más que corrupción, Manuel, se trata de una falta de profesionalidad tremenda, un desapego total a los principales valores que deben regir en un ser humano. Los padres pueden intentar sobornar al profesor, que si este se niega no hay nada que más que hacer. Lo triste es que no sucede así, a veces…
      No creo, honestamente, que los aprietos económicos justifiquen esta práctica…
      Gracias por acompañarme siempre, Manue. Un abrazo.

      Me gusta

  2. FRANCISCO dijo:

    HAS PUESTO EL DEDO EN UNA LLAGA MUY DOLOROSA!!!
    ME DUELE PORQUE MI PRIMERA PROFESION FUE SER MAESTRO. PROFESION A LA QUE LLEGUE MAS POR CONVENIENCIA QUE POR VOCACION, PERO QUE A FORTUNADAMENTE SE CONVIRTIO EN UNA VOCACION QUE REALICE CON MUCHO AMOR Y PRUEBA DE ELLO ES QUE MIS ALUMNOS DE HACE 35 ANOS AUN ME INVITAN A SUS FIESTAS.
    CREO QUE LA DEBACLE EMPEZO CUANDO A LOS MAESTROS SE NOS EXIGIA MAS CANTIDAD QUE CALIDAD. POR ESO LAS VOCA- CIONALES DEJARON DE SER LAS ESCUELAS PARADIGMATICAS QUE EN UN MOMENTO FUERON.
    OJALA NO SEA MUY TARDE PARA EXTIRPAR ESTE MAL QUE ESTA HACIENDO METASTASIS A TODOS ESTRATOS DE LA SOCIEDAD.
    QUE ESPERAR DE UN MEDICO QUE COMPRO EL EXAMEN? DE UNA ENFERMERA QUE CON SU CUERPO PAGO UN INGRESO A LA ESCUELA?, DE UN INGENIERO QUE APROBO GRACIAS A UNA BOTELLA DE RON OPORTUNAMENTE REGALADA?
    ESPERO QUE EL TEMA CAUSE EL REVUELO NECESARIO PARA ALERTAR A LAS AUTORIDADES DE LA NACION. NO SOLO LAS DE EDUCACION, SINO LAS GUBERNAMENTALES EN GENERAL.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Tú sabes que el magisterio también fue mi primera vocación, Jose. Te confieso que todavía me gusta dar clases, claro, no para dedicarme a tiempo completo a ello.
      El inicio de esta hecatombe data de hace muuucho tiempo, pero no había alcanzado la magnitud de estos tiempos, pienso yo.
      Mi generación fue la de los conejillos para los experimentos, que al final trajeron más daños que beneficios. También yo confío en que se arranque de raíz esta situación… nosotros mismos seremos los perjudicados. Un beso.

      Me gusta

  3. Mayra dijo:

    Sí, Carli, sin dudas es algo triste…y preocupante, sobre todo visto desde el punto de vista desde el que tú lo abordas: el de la familia. En mis tiempos era impensable (al menos nunca conocí un caso), como no existían aún las pruebas de ingreso, era una competencia entre nosotros por el escalafón, se revalidaban pruebas…se estudiaba! Recuerdo que después de obtener la plaza para estudiar Derecho, entre las únicas cuatro que le dieron a nuestra provincia, me busqué algunas enemistades, personas que hubieran querido coger la carrera pero no les alcanzó el escalafón, pero fue una pelea limpia…no hubo papás que “allanaran” el camino. Eran otros tiempos, algunos dicen que si fue el de la burbuja o el de la utopía, pero lo que sí está claro es que se llegaba a la universidad por méritos propios.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Cuando escucho las historias de mis papis, Mayra, siento envidia de ver cómo se quemaban las pestañas para alcanzar sus sueños, de sentirse con esa sensación tan grata de haber llegado ahí gracias a sus esfuerzos. No digo que esto no ocurra hoy, sí sucede, pero en menor medida. Al menos en la Universidad, en mi carrera, sí he sentido ese rigor que antaño, esa mano dura que te obliga a escalar más alto para no quedarte rezagado. Un beso. Gracias por estar.

      Me gusta

  4. camarero dijo:

    en santa clara no es nada nuevo, pasó el curso pasado en las pruebas finales el mismo hecho que ahora denunció el periódico granma: del poligráfico salieron los exámenes que pasaron de mano en mano… hubo que repetirlos y sabes que pasó?… hubo padres que fueron y armaron revuelo en el educación provincial!!!… qué te parece?…

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Si tú escucharas los cuentos de Trinidad, Camarero, te espantarías, créeme. Nada de sustos, no: ESPANTO. Aquí con el turismo todo cambia… imagínate. Un abrazo, muchas gracias por estar otro martes con nosotros.

      Me gusta

  5. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Carli, me dejas sin palabras, por lo excelente y explícito de tu comentario, me parece muy bien que hables desde tu conocimiento y sin tapujos, sobre todo cuando en algún momento te has sentido acusado por ello, que maldad hay en el ser humano, es la envidia que corroe a tantos, pero los que compran a sus hijos semejante ” regalo” para que sean universitarios, compran su título, no su vocación, ni su futuro, que pena que la enseñanza en Cuba llegue a estos límites tan bajos y fraudulentos.
    Tu mi querido sobrino, puedes quedar tranquilo que los que conocemos a tus padres y a ti sabemos, como sois, quienes sois y como actuáis.
    Te felicito por tan bueno y ejemplarizante post, ojalá lo le leyesen quienes más que ayudar a sus hijos los hacen infelices de por vida. Aunque quiero decir que esta corrupción no solo es en Cuba, en muchos países se compran carreras, títulos y puestos de trabajo, bueno casi todo lo que se puede comprar y pagar !!! Excepto la muerte, claro está.
    Un beso grande.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Gracias, Hecti, es cierto que el conocimiento no tiene precio, pero a veces no es suficiente. Te repito: me duele mucho ver a los muchachos sentados en el andén, decepcionados por culpa de alguien con pocas luces que les robó la plaza. Y no digo que estos jóvenes hayan quedados varados porque no pueden pagar. No, lo digo porque tienen valores morales, principios éticos… y aún así son vistos como bichos raros. ¡Qué desgracia!
      Gracias por tus elogios, es una pena que haya esta estampa tan decepcionante en muchos lugares… Un beso.

      Me gusta

  6. Victor García. dijo:

    Los alumnos, profesores y los padres implicados habrán perdido el tiempo y el dinero ya que más tarde o más temprano la mediocridad irá saliendo a flote a lo largo de sus vidas. Sobre todo lo que si habrán perdido para siempre, unos y otros es la dignidad, claro si algún día la tuvieron.
    Carlitin, enhorabuena.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Gracias, Víctor. Sí, la mediocridad terminará sumiendo a los fraudulentos en su propio caldo, pero ya será demasiado tarde para quienes querían estar ahí y no lo lograron. Es una pena que la dignidad no esté de moda por estos días. Será que tengo algún abogado dentro jejeje 😉 pero para asuntos así siempre he sido muy justo. Si no tienes la capacidad, pues dedícate a otro trabajo, pero no seas egoísta para robarle el sitio a otro que, tal vez, nunca más pueda explotar su conocimiento. Gracias por compartir mi catarsis. Besos.

      Me gusta

  7. Manel dijo:

    Creo que esta todo dicho, y por poner ejemplos, aunque de otra indole, existen gentes que ejercen como profesionales y no tienen ni la primaria, hace muy poco tiempo se descubrio un medico en España ejerciendo bajo titulo falso….como decimos en España “en todos sitios cuecen habas”.Felicidades Carli por el post.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Gracias, Manel, por las felicitaciones y por estar este martes con nosotros. Tu ejemplo me deja sin palabras. ¡Pobres pacientes de ese médico incapaz! ¿Ves? Estampas así son las que cuecen mi incertidumbre… Un abrazo. Regresa siempre.

      Me gusta

  8. bueno bueno, parece que últimamente nos está dando por poner deditos en las llagas, 😉 como a nuestra Cubaprofunda. Te quiero por bueno y valien te. Y otra vez te quiero.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Hay que aprovechar, Ley, estos espacios para desahogarnos… tú lo sabes 😉 Además, con semejantes musas que tiene la Isla nuestra de cada día, ¿cómo no sentirme inspirado?
      Un beso. Te extraño muuuucho.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s