Preparativos con somnolencia

Preparativos con somnolenciaQuien escuche las mil y una ideas barajadas en los encuentros con directivos, las estadísticas acerca de las acciones constructivas, de restauración y rescate efectuadas a propósito del medio milenio de fundación de Trinidad, pudiera cuestionarse si existe una villa paralela a la que desanda a diario, donde el engranaje para conmemorar la fecha trabaja con la sincronía de un reloj suizo.

La ciudad donde vivo –sumida entre las bendiciones y los desmanes del turismo, con una vida cultural volcada en satisfacer necesidades extranjeras, donde el abastecimiento de agua resulta punto rojo…– ofrece un paisaje más variopinto.  

Aquí coexisten inmuebles de antaño, testigos del esplendor azucarero, con viviendas de segundos y terceros niveles de hormigón, con terrazas y azoteas de estética infeliz, ejemplos de una tendencia contemporánea centrada en la ostentación y no en la conservación del patrimonio; aquí persisten paredes descascaradas y palacetes que se mantienen en pie gracias a la calidad de los materiales de su soporte, no como resultado de intervenciones estatales.

Así pues, lejos de tener mejor semblante para su 500 cumpleaños, la tierra del pintor Benito Ortiz y del teniente coronel José Téllez Caballero carga sobre sus hombros la cruz de la somnolencia. Además de repintar paredes, que ojalá no desluzcan después de las lluvias de octubre, sellar agujeros u otra actividad de poca envergadura, apenas se escuchan ecos de una acción a gran escala, un proyecto bien articulado y coherente con la magnitud que supone el medio milenio de existencia de la tercera villa de Cuba.

Con paciencia esperé el fin del primer semestre del año con la esperanza de ver, aunque fuera distante, un impulso en los preparativos. Nada sucedió. Contuve las ansias de escritura hasta que terminara julio. Nada sucedió. Y nada ha sucedido a solo dos días para sellar la primera quincena de agosto, salvo el pausado resarcimiento del Museo Romántico, obra cumbre del jolgorio, según fuentes oficiales, que para terminarla en tiempo y forma los encargados deberán pactar con Cronos o trabajar de madrugada.

No me sorprende, lo confieso. Ni la villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, la primigenia de la isla, escapó al rezago. Con semejante epidemia debe también lidiar la Santísima Trinidad, además del espíritu finalista de los líderes, las desavenencias históricas con la capital provincial, la no aprobación de un presupuesto a estas alturas-esto último un secreto a voces en días recientes entre otras talanqueras. No me sorprende, repito, pero no por eso duele menos.

Quizá en los últimos meses del año se desate la avalancha para cumplir en pocos días un plan diseñado para un año. A fin de cuentas, no sería la primera ni la última vez en emplear la mala costumbre del maratón, aunque al terminar las festividades la ciudad vuelva a desmaquillarse.

Mientras que en papeles se articula una estrategia perfecta, puertas afuera existe otra realidad. Si los acuerdos plasmados en tinta al terminar cada reunión fueran directamente proporcionales a las acciones reales ejecutadas en el territorio, los festejos por los 500 años de fundación de Trinidad estarían signados por tanta pompa que llegarían a abrumar.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Historias, Para aliviar catarsis y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Preparativos con somnolencia

  1. manuel alberto dijo:

    Querido, Trinidad es la Macondo cubana, pero sin lluvia. Carlos Joaquín, agudo y previsor, lo vaticinó.
    No nos damos cuenta que el verdadero problema trinitario son los dirigentes, con su espíritu de asalariados y sus lemas, consignas y metas manidas? Bueno, y la gente, que harta de ellos no se bota pal solar…
    Qué mejor ejemplo que dejar perder la Escuela de Arte? Después de eso, qué?
    Venga, celebraremoa el 500 dos veces, en tu casa y en la mía. Te leeré alguno viejoa

    Me gusta

    • manuel alberto dijo:

      …te leeré algunos viejos poemas, jugaremos con Ch. Alberto y Marisol, nos tomaremos algunos “buches” y esa será, acaso, la mejor fiesta para nuestra villa.
      Podemos invitar a pintores, trovadores, escritores, intelectuales, y armar nuestra propia celebración… La auténtica!
      Mil abrazos, el Manue

      Me gusta

      • FRANCISCO dijo:

        MANUEL ALBERTO, INCLUYE EN EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES LA BORRACHERA EN MI PATIO. PESCADO ASADO INCLUIDO.
        A PROPOSITO, SE ESTAN VENDIENDO LOS CUPONE S APRA EL LIBRO SOSBRE ARTESANIA TRINITARIA. COMUNICATE CON VICENTE ECHERRI POR AQUI.

        Me gusta

        • Manuel Alberto dijo:

          Ya ves, Carlitín, JF se une a nuestras parrandas, así que festejaremos en grande los 500.
          Yo te entiendo, mi socio… En tu afán de ser un periodiata serio y responsable buscas despertar a esos “funcionarios” in-funcionales, pero debes acostumbrarte a la idea de que Tdad está abandonada a su suerte, léase a las manos del turismo. Y para esta rama lo más importante es la cantidad de turistas y dinero que consiguen. Puro superficialismo, pero así es…
          Por otro lado, el mayor tesoro de Tdad son ALGUNOS de sus habitantes. Para ellos la villa sí es importante. Ellos se nos unirán en nuestro jolgorio, como se dice en los viejos documentos del Archivo.

          Me gusta

          • Ay, Manue, es por ese afán que dices que me niego rotundamente a entregar la victoria en bandeja de oro, quiero luchar un poquito más precisamente para esos habitantes que darían su vida por esta villa. Todavía estoy joven y el ímpetu me acompaña. Otro abrazo y gracias siempre por el apoyo.

            Me gusta

        • Oye, que tú oyes tambor y ya te alborotas!!!!! 😉 Celebremos, pues!

          Me gusta

      • Aún cuando podamos hacer esa fiesta, Manuel, y brindar por nuestra ciudad, no pierdo la esperanza de que Trinidad tendrá un 500 cumpleaños quizá no a su altura, pero al menos con el maquillaje apropiado para la ocasión. Pienso que la culpas son repartidas, cada quien tiene su dosis, pero al menos me reconforta que esta ciudad nuestra tiene tanta magia y es tan agradecida que seguirá deslumbrando, espero… Un abrazote.

        Me gusta

  2. FRANCISCO dijo:

    Y SE PODIA ESPERAR OTRA COSA????
    QUE PENA QUE TRINIDAD NO SEA ATENDIDA COMO MERECE!!!!

    Me gusta

  3. Dr.Mario Alberto Triana Estrada dijo:

    Rectifico mi comentario: no debemos desanimarnos , cad uno de nosotros lo festejra a su manera y la pasaremso super, tendremos un cumple de nuestar villa a la altura de los trinitarios

    Me gusta

  4. Mayra dijo:

    Carli, al igual que tú, no me sorprende la somnolencia…más bien todo lo contrario. Trinidad ha padecido, padece y (al parecer) padecerá de esos dolores…ojalá se hiciera el milagro y de la noche a la mañana el panorama fuera otro, pero sinceramente no lo creo.
    Igualmente celebraremos porque desidia oficial no puede quitarnos la alegría del acontecimiento. Quién sabe si lo celebramos juntos, con una buena canchánchara hecha en casa por medio &:o)

    Me gusta

  5. Roberto Glez dijo:

    Según cuentas parece que es demasiado tarde para todo lo que deberían hacer, pero te sugiero tener un poco de paciencia, Carlos. A lo mejor ocurre un milagro.
    Saludos y muy interesante tu arítculo, como siempre.

    Me gusta

  6. Ernesto Salabarría dijo:

    A mí tampoco me sorprende la lentitud con que van los preparativos. Eso era sabido desde mucho antes de los 500. Trinidad está en tierra de NADIE y para más desgracias no es cabecera provincial.

    Me gusta

    • Ernesto, primero muchas gracias por llegarse por vez primera a esta bitácora de martes. No han sido pocos los amigos que han comentado acerca de la fatalidad de Trinidad por no ser cabecera provincial, creo que pudiera influir, pero no determinar. El encanto de esta tierra es único y nadie ha podido arrebatárselo, ni siquiera las acciones de remodelación en Sancti Spíritus. Más que en tierra de nadie, me parece que hay que ser un poco más agradecido con la ciudad que nos acoge, nos da de comer cada día… Saludos y espero repita la visita.

      Me gusta

  7. Trinidad500 dijo:

    Me encantaría que la invitación para estas celebraciones que ustedes proponen, incluyan dentro de sus invitados, no sólo a artistas, trovadores, dueños de Hostales y Paladares que también viven del Turismo de nuestra Villa y que además han realizado innumerables modificaciones, “ejemplos de una tendencia contemporánea centrada en la ostentación y no en la conservación del patrimonio”; sino a trinitarios de a pie que constituyen lo más legítimo en cuanto a autenticidad trinitaria se refiere: Isaíaz con sus batutas para las niñas trinitarias, Leandro el barrendero de calles, Xiomarita con sus flores, Luciana y sus saludos, David y su afán por nuestra modesta Pelota, Enriquito y su eterno cariño infantil…en fin nosotros!!! los que amamos la Trinidad que no difiere entre líderes populares y dirigentes, entre los sueños de siempre y las realidades cotidianas.

    Me gusta

    • Manuel Alberto dijo:

      Hola, trinidad500!
      Perdona que no te nombre por tu propio apelativo, pero no te conozco. Espero que me disculpes, como también aspiro a que me permitas escribirte algunas consideraciones que he pensado en relación con tu comentario.
      La idea de celebrar a nuestra manera el 500 aniversario es mía, o al menos eso creo. En mi comentario no pretendí crear brechas entre los “invitados” a esta fiesta nuestra. Puede ser un dirigente (pero que de veras luche por Trinidad o Cuba), un barrendero, un pelotero, blanco o negro, hembra o varón, delincuente o policía, etc. No les preguntaré qué hacen con su vida, pero sí indagaré qué han hecho por Trinidad, si la han cuidado o destruído, si han respetado su vivienda o la han convertido en un adefesio, llevados por la ostentacón y la falta de conocimientos.
      Mención aparte merece otro aspecto: leí el post de Carltín y lo encontré muy amargado con esa situación, como buen trinitario. Pretendí apoyarlo, porque lo admiro como periodista y persona.
      Siempre he sido un tipo cercano al pueblo y nunca me ha gustado ser arrogante, aunque he tenido que poner fronteras a algunos, como todos alguna vez. Trabajé 25 años como instructor de teatro, asesor de literatura, poeta, director artístico… y siempre en Trinidad. Creo que sé de lo que hablo y la importancia que nuestro pueblito tiene para la isla y las resonancias que Trinidad ha provocado en el concierto cultural nacional. Eso me permite estar escandalizado y herido por las barbaridades que los “jefes, líderes, dirigentes” hacen CONTRA nuestro pueblo y su valle. También amo ea esos “de a pie” porque me creo uno de ellos. En nuestras fiestas particulares y no oficiales, invitaremos a todos aquellos que amen nuestra ciudad sin egoísmos, vivan o no en Cuba, que el sentido de pertenencia no recae en el sitio de permanencia.
      Si eres de esos, y lo creo al leer tu comentario, pues bienvenid@!
      Aquí te van mis coordenadas:
      ¨Manuel Alberto García Alonso
      manuelcrepusculo@gmail.com
      (+47)46791061
      Un abrazo, trinidad500!

      Me gusta

    • Trinidad 500: Primero agradecerle su comentario y esperare que repita la visita. Esos trinitarios de a pie cuecen el rostro de esta ciudad y, precisamente, la convierten en un sitio con matices; ellos son, en gran medida, la Trinidad del día a día, no esa que figura en catálogos turísticos. Respecto a los dueños de las paladares y hostales sería demasiado pretensioso decir que son todos los que están volcados a esta tendencia; por el contrario, ellos constituyen eslabón esencial en cuanto a la recuperación del patrimonio edificado a partir de los ingresos por sus actividades cuentapropistas. De esa tendencia hacen uso también los ciudadanos que no tienen ninguna de estas actividades, sino otras que no vienen al caso.
      Muchas gracias, en serio, por sumar a la lista de invitados a nuestros queridos trinitarios, pero-aclaro- aquí no hablamos de una fiesta particular o privada, sino una celebración masiva donde el pueblo baile hasta el amanecer para agasajar a su ciudad, donde nos fundamos en uno solo. Cada quien tiene el derecho de rendir homenaje y agradecimiento a su tierra como le plazca, como se sienta mejor. Gracias por llegarse a este espacio y espero repita la visita. Aquí todas las opiniones son siempre bienvenidas, por eso cuento con la suya en próximos encuentros, si decide sumarse a esta familia de amigos cada martes. Saludos.

      Me gusta

  8. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Tu comentario como siempre Carli es profundo y directo, mi frase para este ” post, es ” Que vergüenza” no hay otra ,Trinidad sigue ” Viva” por los trinitarios que la queremos, si no ya hace rato que hubiera caído en el más absoluto olvido . Un beso campeón.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s