Décimas a bordo de una carretilla

Décimas a bordo de una carretillaUn hombre recorre la Plaza Mayor, en Trinidad, con una carretilla. A simple vista parece un ciudadano común. Es alto, de pelo blanco, viste ropa holgada. Tiene 66 años, pero la habilidad con que sortea las irregulares calles empedradas representa a alguien más joven.  

Solo cuando se detiene y se sienta a escribir en su “taxi”, como reza el cartel en la parte delantera del vehículo construido por él mismo hace más de una década, descubres que ese hombre no es solo un carretillero que vive de transportar el equipaje de los turistas, sino un ser bendecido con el don de escribir décimas en cuestión de segundos.

No presume de su arte, aunque pudiera hacerlo si tenemos en cuenta que ha dado vida a cerca de 2 500 composiciones dedicadas al lugar más recóndito del planeta, una “geografía poética” atesorada dentro de su mochila remendada, y ganó recientemente el primer lugar en un certamen dedicado a promover los valores de China, auspiciado por el Instituto Confucio en Cuba y la Universidad de La Habana. Mas este hombre se conforma con ser “El enamorado de la Geografía” o “El poeta carretillero”, como lo definieron dos extranjeros, según me confesó en una entrevista.

Se llama Luis Martínez Ruiz, natural de Guaos, en la provincia de Cienfuegos. Apenas levantaba una cuarta del piso se le veía ensimismado entre las páginas de un boletín, una revista, un libro…, como lo estaba su padre. Ahí descubrió su apasionamiento por la Geografía. Tal vez soñó, en algún momento, consagrarse a esa ciencia, pero la zozobra de si algún día su hijo no regresaba de la escuela a causa de la efervescencia que se cernía en el campo en la década del´50, llevó a la madre de Luis a resolver que la formación académica del niño terminaría cuando venciera el sexto grado.

Así, después de trabajar en la barbería o despachar víveres en la tienda del pueblo, Luis, ya un adolescente, saciaba su sed de conocimientos. Leyó a Marx, Martí, suplementos especializados en Ciencia, la biografía de Abraham Lincoln… y todo cuanto consideró útil para cultivarse. Pero cuando descubrió a Samuel Feijóo cayó de bruces ante el arte de rimar versos y la unió a su deslumbramiento por otros parajes.

No quedó hoja en blanco, espacio de libreta o cuaderno de apuntes donde no tradujera en tinta la décima construida en el aire. A base de intuición perfiló su habilidad. Solo cuando llegó a Trinidad, muchos años después, encauzó sus inquietudes en los talleres literarios.   

Entre el traslado de maletas, su esposa, hermanos de fe y la construcción de espinelas transcurre su existencia. Desde su carretilla deja embelesados a los turistas cuando, en un pestañazo, dibuja en versos el país de los visitantes con exquisito detalle. Habla de las noticias, de literatura, música y danza, pero sus ojos se desordenan si le preguntan de Geografía. No existe rincón en el mundo que escape de la sapiencia de este poeta empírico, quien siempre lleva en el bolsillo de su camisa un bolígrafo y un pedacito de hoja, por si la musa lo sorprende.

Anuncios

12 Respuestas a “Décimas a bordo de una carretilla

  1. Héctor Jesús Betancourt García

    Carli muy bonita historia, ya veo que siempre tú al igual que Luis el Poeta de la carretilla, van con sus preciados instrumentos de trabajo encima, tú y tu inseparable cámara fotográfica, ( para agradarnos con tus fotos instantáneas , en tus post) y Luis con su folio y su bolígrafo, no le llegué a conocer, pues si ya estaba en Trinidad cuando me vine a España, en esos tiempos no era un personaje popular,
    Un feliz Marte para tí y para todos los seguidores de ” Islanuestra”

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Cuando vengas te lo presento, Hecti. Luis es un señor con el que puedes estar horas y horas conversando que no notas el tiempo. Es fantástico escuhcarlo disertar de geografía, un lujazo, de verdad.
      La devoción que este hombre le tiene a las décimas es como la mía a la fotografía, al Periodismo… por eso no nos odemos separar de nuestros “instrumentos” jejejeje.
      Feliz martes para ti. Un beso grande.

      Me gusta

  2. Carlos como siempre disfruto mucho tu manera de contar las historias que encuentras por donde pasas,es muy interesante el personaje del ” poeta carretillero”,esos talentos sin curtivar muchas veces nos dan un gran aprendisaje.Y como siempre tus fotos quedan muy lindas.Ojala un dia pueda conocer al POETA.Mis carinos,Iris…….

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Claro que lo conocerás, Iris. Recuerda aquello de ♪la vida te da sorpresas…♪. Tal vez puedan coincidir. Para mí este hombre es un ejemplo de perseverancia. Por eso no podía dejar de traerlo a esta Isla nuestra de cada día. gracias siempre por tus elogios. Un beso grande. Te espero cada semana para que seguir contándote historias… Un beso grande.

      Me gusta

  3. Abdel Martínez Castro

    Me quedé con ganas de leer una de sus décimas…

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Bienvenido, Abdel, a la Isla nuestra de cada día. Muchas gracias por llegarte este martes a estas coordenadas en la Red. Prometo que cuando vea a Luis le pediré una de sus composiciones para esta bitácora. Espero que decidas sumarte a este grupo de amigos que nos reunimos cada martes para compartir historias. El agradecimiento reiterado. Saludos.

      Me gusta

  4. En la proxima visita le llevo un cuaderno para que escriba!M!

    Me gusta

  5. Dr.Mario A. Triana Estrada

    Interesante historia , no conozco a esa persona , pero tiene el don de escribir en versos pra toda esa gente que visita nuestra trinidad y queda enamorada de sus chinas pelonas y de su gente , personas tan maravillosas y geniales como tu y el sr. luis, un abrazo carly

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Mayi: él casi siempre está por la terminal. De seguro te habrás dado cruce con él, pero no habrás reparado en su persona. Es que Luis no es de alardes… es un ser maravilloso. Cuando vengas te lo presento. Un abrazo.

      Me gusta

  6. Hola mi pequeño, la carga de trabajo me deja muy poco tiempo pero acá te dejo un par de líneas, bonita historia soy trinitaria pero no conozco el personaje ahí radica una de las maravillas de lo que nos regalas a todos, que nos cultivas y nos cautivas. Feliz jornada para los de esta isla nuestra de cada día.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig

      Ana: muchas gracias por ese sentido tan maternal de decirme “mi pequeño”. Me conmueve. Gracias 😉 Yo sé que puedo contar con su complicidad cada semana, y que siempre nos dedicará un pedacito del martes (o del resto de la semana, para dejar sus letras en estas Isla nuestra…) No puede imaginarse cuánto he aprendido de la historia de este hombre… Conocerlo ha sido una experiencia maravillosa. Un beso grande. Nos vemos la próxima semana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s