Esquivar el tedio

Esquivar el tedioSi usted quiere presenciar un evento gracioso le convido a asistir a una charla, un conversatorio, una reunión… de forma obligada, justo como me sucede este martes. Ahora mismo estoy sentado en un pupitre, en medio de una conferencia más tediosa y reiterativa que interesante. Y también ahora mismo es que reparo en las imágenes a mi alrededor.

De aquí no se debe salir, sería una falta de ética. Es preciso permanecer, al menos una hora, para preservar las apariencias. Apuesto a que son muy pocos -para no pecar de absolutismo- quienes están en el “aquí y ahora”. Los cuerpos están presentes, pero el pensamiento está absorto, en busca de un ardid para esquivar el tedio.

Delante tengo varias personas con carpetas e informes. Aunque simulen que comprenden la relación entre fascismo y cultura que un catedrático -muy inteligente, pero de pocas facilidades comunicativas- explica al auditorio, en realidad dedican el tiempo a revisar asuntos de trabajo, a adelantar el papeleo… algunos bostezan con disimulo; otros se alisan el pelo para no dormirse.

Nadie escapa al amodorramiento que ahora mismo asedia al salón. Ni siquiera una funcionaria de alto rango logra centrarse y aun cuando voltea para acallar los murmullos, acaba de pedir un libro de poemas a su compañero. A veces asiente y vuelve otra vez a los versos. ¡Dichosa ella! ¡Puede leer poesía mientras disertan de Schopenhauer, Franco y Hitler!

A mis espaldas la gente cuchichea, se pasan papeles con mensajes para provocar risa o saber dónde van a almorzar; muchos garabatean la hoja del final de las libretas hasta convertirla en una monocromática obra surrealista. De vez en cuando el estado de enajenación tiene momentos de lucidez. Entonces todos aterrizan y mueven la cabeza en un intento de engañar al experto sentado al frente.

En días como este agradezco sobremanera tener a mano bolígrafo y libreta. Escribir, extrapolarme… es mi arma contra el aburrimiento. No soy el único: a mi lado una muchacha también escribe una historia.

Quien me vea ahora mismo pensará que tomo notas porque alzo la vista para hilvanar las ideas en la mente antes de llevarlas al papel. “Mira cómo escribe”, dirán muchos sin imaginar siquiera que mientras hablan otra vez de guerras y tragedias, en un discurso extremadamente monótono, yo traduzco mi entorno en palabras.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Cotidianas, Historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Esquivar el tedio

  1. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Tu post de este martes, es a la vez de muy cierto, gracioso,pues creo que todos hemos pasado por eso, yo recuerdo los estudios obligatorios en la vocacional de los ” Plenos” por Dios era terrible, nadie atendía , nadie sabía de que se hablaba , pero estaba dentro de los planes de enseñanza de ese momento en que nuestro país se regía por el Marxismo-Leninismo.
    Yo como muchos, igualmente , me entretenía haciendo garabatos en los espacios en blanco y en la hoja del final , como lo describes tú, creo que ahí está la parte graciosa, pues la verdad es que éramos , como los grafiteros .
    Un beso Carli .

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Por esas experiencias hemos pasado todos, Hecti, sin excepciones. Si yo te contara de las veces que determinado turno de clase se me hace eterno… Este post me ha dado una idea que cocinaré para otro martes. Sorpesa!!! Un beso grande.

      Me gusta

  2. Roberto Glez dijo:

    Buena hisoria la de este martes, muchacho. Me has hecho recordar las tardes en que oscurecía y yo lo co por irme para mi casa y teníamos clases. Despúes en el trabajo con las reuniones. Qué simpático, Carlos. Yo era de los que le pasaba papelitos a mis compañeras de trabajo para hacerlas reir.
    Saludos.

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Bienvenido, Robert, estaba usted perdido de esta Isla nuestra…A mí todavía me faltan varias experiencias de este tipo. Espero siempre tener bolígrafos y folios listos 😉 Un fuerte abrazo para usted. No pierda el rumbo.

      Me gusta

  3. ManuelAlberto dijo:

    Mijito, eso siempre es así. La estrategia es llevar siempre un buen libro a ese tipo de in-conferencias.. o enfermarse de pronto. Por qué no es ético salir de la sala? Acaso él es ético en su lección de aburrimiento colectivo?

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Prefiero la libreta, Manue, porque un libro es demasiado evidente. Y respecto a lo de la ética solo te puedo decir que todavía soy estudiante… y, lo peor, es que él se creía que todo el mundo le escuchaba sin darse cuenta de su monólogo…
      Pero, después de todo, agradezco esta experiencia, Me dio un post para esta semana alejado de la tristeza del martes pasado!!
      Un abrazo grande.

      Me gusta

  4. JOSE F dijo:

    JAAAA, SI PUDIERA IMPRIMIR LA CANTIDA DE DIBUJOS SURREALISTAS QUE TENGO EN LAS AGENDAS DE MI EPOCA DE USUARIO OBLIGATORIO DE ESOS TEQUES, PODRIA FACILMENTE CONVERTIRME EN UN PICASSO DE LAS REUNIONES!!!
    MI SOLIDARIDAD Y CONMISCERACION PARA ESAS PERSONAS QUE AUN SE VEN OBLIGADAS A SUFRIR SEMEJANTE TORTURA.
    UN ABRAZOTE CARLITIN Y FELIZ TEQUE!!!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Estoy cocinando un post al respecto, Jose, pero será para el nuevo año. Si yo te contara de las veces que he esquivado el tedio con mi estrategia…
      Gracias por solidarizarte conmigo y con todos los que padecíamos (ups, perdón) digo, estábamos en ese salón.
      Otro abrazo, pero éste libre de teques!!! 😉

      Me gusta

  5. Buena crónica!. Un comentario hecho con los pies en la tierra y excelente imaginación. Felicitaciones y paciencia, todos pasamos por momentos semejantes, en cualquier lugar del mundo.!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Bienvenido otra vez, Pablo Alfonso. Muchísimas gracias por llegarse este martes y dejarme sus impreisones en la Isla nuestra de cada día. Le agradezco sus felicitaciones y en cuanto a la paciencia… digamos que prefiero escribir para canalizar la inquietud, porque no soy muy paciente que digamos. Saludos!!! Regrese cada martes. Aquí lo espero!!!!

      Me gusta

  6. Mayra dijo:

    Me he divertido mucho imaginando la escena por la que pasé tantas veces…mis libretas no me dejarán mentir jajaja…
    Hace unos años fui a ver una exposición muy interesante en La Habana de dibujos hechos en reuniones por Roberto Fabelo. En una gran mesa y bajo un cristal, habían pedazos de papel de disímiles tamaños con un desfile maravilloso de seres creados por él durante (imagino) aburridísimos eventos.
    Bienvenido entonces el tedio si es una opción para crear como has hecho con este post.
    Un beso!

    Me gusta

    • Carlos Luis Sotolongo Puig dijo:

      Esa imaginación de Fabelo, Mayra, qué maravilla, ¿verdad?
      Visto así, pudiera decirse que este tedio fue bienvenido porque estaba sin musas para este martes jejeje. Un beso grande y perdón por esta respuesta atrasada, pero abes cómo es el tema conexión…

      Me gusta

  7. a tu lado esta muchacha también escribía una historia… ay, niño! Qué cosas se te ocurren pero bueno, aprovechamos bien el tiempo en medio de aquello…que por cierto, ¿qué era aquello? una reunión, una tertulia, una conferencia…yo qué sé, por eso te pregunto, como yo no estaba atendiendo…jaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s