Cambio de roll

Cambio de rollEste jueves estuve frente a las cámaras en La casa por la ventana, una propuesta televisiva de Centrovisión Yayayo dedicada a difundir el arte joven de la provincia de Sancti Spíritus. Mis dos exposiciones fotográficas -las locuras más recientes en las que me he enrolado- resultaron los ejes del diálogo. El martes supe de la invitación. Entonces decidí desprogramar la historia seleccionada para esta semana en nuestra cita y contarles de la experiencia.

No es la primera vez que estoy “delante del vidrio” -como se dice en el argot periodístico y popular al acto de aparecer en la pantalla chica- porque he realizado locutor en cámara. También me han entrevistado para espacios radiales o televisivos, pero, en ambos casos, han sido momentos previamente grabados, con la posibilidad de comenzar de nuevo en caso de errores. En esta oportunidad, sin embargo, hubo un cambio de roles. No me tocaba preguntar, sino responder y, para mayor tensión, en un programa en vivo, con media hora de duración, donde los gazapos son irreversibles.

Aunque conozcas las interrogantes de antemano o sepas que el diálogo versa sobre ti, tu familia, amigos, entorno, estudios y planes futuros el nerviosismo no varía, créanme. Allí estaba: en medio del estudio, sentado en un cojín, temeroso de golpear el micrófono escondido debajo de la mesa, rodeado de luces, tres cámaras moviéndose, el monitor… Estaba “con el credo en la boca”, como dice mi tía abuela, más si sabes que a esa hora los amigos tienen la tele encendida para verte.

Hasta ayer me pareció un cliché la frase tantas veces repetida entre locutores o periodistas cuando pasan de entrevistadores a entrevistados  y experimentan en carne propia los aprietos que, tal vez, le hicieron pasar a algún individuo para obtener información. ¿Les confieso algo? -no me diga loco, por favor-: se siente raro mirar el juego desde otra posición, encarnar al que contesta, no llevar tú la voz cantante, convertirte en “acusado” y no en “policía”, metafóricamente hablando.

Yo, que siempre tuve claro la poca simpatía hacia los medios audiovisuales para el diarismo -prefiero reservarlo para la realización de documentales-, no puedo negar que a partir de esta experiencia entendí con mayor claridad la “magia” de la televisión recogida en textos académicos al palpar la voluntad de un equipo para mantener a flote un programa al aire con el mínimo de recursos y,  a pesar de ello, ofrecer a la audiencia un producto lo más decoroso posible; conocí a una conductora capaz de sacudir el nerviosismo con su carisma y transformar media hora de preguntas y respuestas en una conversación informal. De regreso a casa me propuse recordar siempre este 6 de febrero, cuando sea yo quien esté del otro lado del lente o la grabadora en mi desempeño reporteril y vea a mi entrevistado sudar frío.

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Cotidianas, Historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cambio de roll

  1. JOSE FRANCISCO dijo:

    JEJEJE YA VES!!! T TOCO CAMBIAR DE ROLL!! ME ALEGRO MUCHO QUE TODO SALIERA BIEN, Y QUE ADEMAS TENGAS EN TU HABER OTRA EXPERIENCIA. EXITOS Y UN ABRAZOTE
    EN UANTO PUEDS, SI LO GRABARON, PON LA ENTREVISTA PARA DIVERTIRME VIENDOTE TRAGAR EN SECO.
    TU FAMILIA DE ACA!!

    Me gusta

    • La experiencia fue magnífica, Jose, de hechjo le cogí cierto cariño a la presentación de programas para la televisión. Por suerte tenía agua a mano para calmar la ansiedad y la garganta seca jijiji. El programa fue en vivo, no sé si alguien lo habrá grabado. Yo no tengo  Un abrazote!!!!

      Me gusta

  2. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Cuanto me alegro Carli, toda experiencia nueva y positiva enriquece tu vida cotidiana y tu currículum como periodista, pues con la cuenta atrás solo te quedan días para recibir tu título, espero sí Dios me lo permite poder darte un grande y efusivo abrazo y celebrar con todos esta alegría de la que nos has hecho partícipes desde que comenzaste la carrera. Un beso y que la cámara no te amilane eres lindo por fuera y por dentro y sobre todo capaz.

    Me gusta

  3. Roberto Glez dijo:

    De cada experiencia se aprende algo, Carlos. Espero no pongas a sudar mucho a las personas que entrevistes jejejeje. Un abrazo y me alegro por ti

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s