Serenata para Paulita

Serenata para PaulitaA Paulita le gusta jugar con la gente, acariciar a Can – el perro de Cirilo, uno de los sacerdotes de Trinidad- y mirar a quienes andan por la calle. Tiene ocho años. Siempre se le ve con la mirada intranquila,  en busca de qué hacer, caminando de un lado a otro, supervisada todo el tiempo por su hermana mayor, su mamá o papá.

Ayer cayó un chaparrón por la tarde y dejó un viento soplando por todas partes. En la noche casi todas las casas tenían las ventanas abiertas, algunas personas se sentaron en las aceras para conversar, otros disfrutaban del clima después de un día con temperaturas insoportables. Yo iba a casa de un amigo. Al pasar por el frente de la casa de Paulita la vi de pie detrás de los balaustres de metal. Afuera, una señora jugaba a asustarla. Paulita, lejos de sorprenderse y llorar, se reía cada vez. Casi nunca he visto a Paulita llorar, ni siquiera los domingos en misa, cuando la eucaristía se torna larga.

Frente a casa de Paulita hay un restaurante particular. Para amenizar la comida de los clientes, un dúo de jovencitos interpretaba Yolanda, La Guantanamera, entre otras canciones de obligada interpretación si el público es extranjero.  A pocos metros, Paulita escuchaba la melodía desde su ventana e intentaba bailar… Así me pareció al verla dando palmas, doblando las rodillas y moviendo la cabeza.

Los músicos -uno a cargo de la guitarra y el otro de la percusión- tomaron un descanso. Cruzaron la calle, llegaron donde estaba Paulita. Yo venía de regreso. Al pasar otra vez frente a la casona, me despedí de la niña y su padre, pero ella casi ni me vio porque tenía la vista puesta en los instrumentos.

Tal vez ella quería una serenata, un concierto…, pero no sabía cómo pedirlo. Pero los músicos, que ya saben de la debilidad de Paulita por la música, les bastó mirar a la niña para adivinar su deseo. Solo recuerdo a aquel muchacho acomodar la guitarra en su muslo y empezar a cantarle a la niña un fragmento de Darte un beso, de Prince Royce.

♪“Yo solo quiero darte un beso y regalarte mis mañanas, cantar para calmar tus miedos. Quiero que no te falte nada. Yo solo quiero darte un beso, llenarte con mi amor el alma, llevarte a conocer el cielo. Quiero que no te falte nada”.♪

Detrás de su ventana, Paulita reía, daba saltos de alegría, se llevaba la mano a la boca. Quizá se vio como una de las princesas dibujadas en sus libros de cuentos y confundió al músico con un príncipe al pie del balcón, dispuesto a cantarle a su amada a la luz de la luna. De vez en cuando Paulita balbuceaba algunas palabras en su lenguaje, tal vez como agradecimiento o para unirse al coro. Sin embargo, bastaba mirarle los ojos para saber que Paulita, desde ese mundo tan especial que tienen los niños con Síndrome Down, se sabía la protagonista de aquella imprevista serenata nocturna, que a partir de entonces sucede todas las noches, según me dijo el papá de Paulita hace unas horas, cuando le hablé sobre este post.

 

Anuncios

8 Respuestas a “Serenata para Paulita

  1. Que tierna accion de los musicos!! Bravo por ellos!

    Me gusta

  2. CL. Amigo, conmovedor.
    Suerte de Paulita, tener posibilidades de desarrollarse en un escenario donde crece y contribuye despertar aptitudes, como sucede con muchos portadores de la trisomía del par 21, que danzan, compite en deporte y alcanzan un grado escolar para su condición.
    Son niños (as) alegres, cariñosos, con una salud delicada, sumada a su enfermedad y queridos, muy queridos, porque se dan a querer.
    Aplausos para los músicos al dedicar unos acordes, del otro lado de la acera, donde una niña baila, sonríe, demuestre estar feliz, y entre arpegios, la dedicación de sus familiares,… reciba un beso, le regalen mañanas y no le falte el amor.
    Muchas gracias!!!!. El abrazo de siempre. Mayra.

    Me gusta

  3. Muy linda y conmovedora tu historia de la semana, Carlitos. Debió ser muy especial para Paulita y su familia. Abrazos.

    Me gusta

  4. Héctor Jesús Betancourt García

    Carli que bonita historia, Paulita debe de ser una niña muy especial y a ti se te deslizan los dedos sobre el teclado para plasmar tan emotivo y tierno post.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s