Como Penélope

fotoEstamos todos a la expectativa, esperando que el teléfono despierte de su letargo y traiga noticias alentadoras; estamos a la espera de que las conciencias se iluminen, a la espera de un milagro… A 12 kilómetros abre las puertas un evento importante, y Trinidad tiene la suerte de acogerlo por primera vez, y tal vez por última, porque organizar un congreso internacional es una oportunidad en un millón, muy parecida al famoso cometa Halley, aquel cuyo recorrido ocurría una vez en muchos años.

Allá, cerca del mar, donde se reúnen los congresistas, el debate debe estar en su apogeo, el intercambio de experiencias entre cubanos y extranjeros hablando de huesos, cirugías espinales y prótesis debe generar una cobertura variopinta y provechosa, excepcional.

Mas nuestras grabadoras están apagadas, nuestras cámaras fotográficas no pueden captar imágenes. En este preciso instante las entrevistas y los datos envejecen sin que podamos capturarlos para alimentar más tarde nuestros medios de prensa. El sitio web de Escambray ansía actualizarse, ofrecer la primicia… , pero parece imposible.

De este lado, en la ciudad, los reporteros hemos dejado a un lado nuestra condición de periodistas para encarnar, involuntariamente, el alma de aquella muchacha sentada en el andén que describiera Serrat en una de sus composiciones más conocidas.

Esta vez, sin embargo, Penélope no espera al tren que le devolverá a su amado. Ahora, Penélope espera el tren simplemente. El tren, un Lada, una guagua, un jeep, un carretón con motores capaz de acercarnos a la costa, donde el evento arranca. Penélope ya no es una sola muchacha: somos cerca de cuatro personas que debemos dar cobertura a la cita médica.

Se suponía todo estuviera asegurado, se suponía… Y aquí estamos, media hora más tarde que iniciaran los cursos precongreso, sin podernos trasladar.

Allá, cerca del mar, tal vez están otros colegas que no conocemos, de medios de prensa nacionales y extranjeros. Ellos no tienen la necesidad de aguardar por un carro, porque lo tienen. De este lado, en la ciudad, los reporteros locales no tenemos tanta suerte.

Alguien olvidó el “pequeño” detalle de asegurar la prensa de estos lares; una prensa que a lo mejor no tenga las condiciones de Telesur, pero es la nuestra, con sus pocas virtudes y muchos defectos, como pensará la mayoría.

Mientras que a 12 kilómetros otros medios viven la noticia, nosotros, suerte de Penélopes dedicados al Periodismo, no tenemos más remedio que esperar.

 

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Historias, Para aliviar catarsis y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Como Penélope

  1. Iris Natanjo dijo:

    Que cosa siento al ver que un chico tan talentoso y cuidadoso al reportar no puedas, no te dejen hacer tu trabajo, cuanto lamento que la libertad de expresión un derecho de todo ser humano no exista ni para quienes como Carlos fueron formados como “PERIODISTAS”en mi Isla, pero no te sientas frustrado Carli yo se que un día tu pudras hacer lo que nuestra generación no pudo, eres muy joven y tienes toda tu vida para hacer el verdadero periodismo. Que Dios te bendiga siempre. Mis cariños.

    Me gusta

  2. Roberto Glez dijo:

    UNA PENA QUE TENGAN QUE SUFRIR ESO, CARLITOS. TIENES QUE CONTARNOS SI LOGRÓ SOLUCIONARSE EL PROBLEMA. UN ABRAZO.

    Me gusta

    • Pues sí logró solucionarse, Roberto, pero no precisamente gracias a la gestión local. Esta vez las palmas de las lleva la provincia, que pese a la lejanía, garantizó un transporte para cubrir la noticia. Claro, se quedaron muchas imágenes por tomar y cosas por decir porque a veces no llegábamos a tiempo dada la distancia de la cabecera provincial. Gracias por la preocupación. Saludos!!!

      Me gusta

  3. rayma dijo:

    y seguimos con la madeja en la mano…

    Me gusta

  4. Héctor Jesús Betancourt García dijo:

    Carli, tu sigue haciendo tu trabajo, pues ya contándonos estas desventuras que suceden para los que como tù, periodista de a pie y nunca mejor dicho no pueden captar e inmortalizar la noticia de un evento como este, es suficiente el comentario sobre lo sucedido, esto es periodismo, pero por favor, manténos informados de lo sucedido y si al final llegaron a tiempo.

    Me gusta

  5. wait… como la bolita de Internet que da vueltas…jaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s