Solución

“Dibújame una vaca”, dijo sin saber las escasas virtudes que me acompañan en materia de artes plásticas.

Mis obras más decorosas (paisajes rurales, básicamente) se erigen a golpe de figuras geométricas. Semejante exceso de minimalismo da pena.

La casita trazada con un cuadrado, un triángulo a modo de techo, dos ventanas donde no cabe ni un gato recién nacido, árboles alrededor, el sol en una esquina y montañas al fondo. De vez en cuando, un manantial moribundo en la parte inferior de la hoja. De ahí no paso.

Él, en cambio, heredó el don de su padre y su madre. Con apenas 8 años juega con los colores y las formas. Recrea campos de fútbol, ciudades con rascacielos, invasiones extraterrestres; todo con la inocencia que le atañe, pero con la destreza de quien la vida premió con dotes artísticos.

“Te estoy haciendo una pintura para que lo guardes con el otro que te di”. Me enseña el jinete, el cerdito, los gallos y las palomas. “Pero me falta la vaca. No sé cómo se hace. ¿Por qué no me dibujas una vaca?”.

Intento explicarle que mi vaca puede parecer cualquier cosa menos una vaca. Para salvarme del trago amargo y ahorrarle la desilusión al niño, un amigo me aconsejó: “Si yo fuera tú, dibujo una caja y le digo que la vaca está adentro”…

Anuncios

Acerca de Carlos Luis Sotolongo Puig

Joven reportero con alma de cronista y fotógrafo aficionado. Desde Trinidad de Cuba cuento historias a quienes decidan acompañarme.
Esta entrada fue publicada en Cotidianas, Historias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Solución

  1. Jorge Luis dijo:

    Recurrente El Principito. Lectura retomada ?

    Me gusta

  2. josefgonz dijo:

    NI QUE HUBIERA QUE ESFORZARSE TANTO PARA SABER DE QUIEN VIENE LA PETICION!!!!!

    Me gusta

  3. camarero dijo:

    valdría la pena el experiento adulto de la caja solo para saber qué respuesta dará el infante a cambio…

    Me gusta

  4. Se me ocurrió de momento, es que desde que leí el Principito, la propuesta de la caja siempre me ha parecido una de las formas más ingeniosas y tiernas de salir de un apuro. Sí, el amigo fui yo jeje. Qué bueno ver cómo esos momentos aparentemente triviales d enuestra cotidianidad resultan en post tan bonitos como este.

    Le gusta a 1 persona

  5. Yudeyki dijo:

    Parece q tu amigo se leyó el libro del principito jajajaja

    Me gusta

  6. ahuanda dijo:

    Aunque si los niños entienden ya de dimensiones esperarían una caja donde quepa la vaca, de igual manera una, en proporción al cordero que quería El Principito (aunque me sorprende que no haya puesto pegas en la historia 😀 )

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s