La fruta prohibida

En mi pueblo, a los platanitos de fruta —bananas, dirían algunos extranjeros— les pasó como los versos de Rubén Darío: se han ido para no volver. Desde finales del año pasado no hay quien les coja el rastro. Ha sido una fuga en masa de los centros estatales, particulares, espirituales y de las carretillas ambulantes.

Hace poco, de casualidad, encontré en un recoveco de un barrio una manito de plátanos, pero se me quitaron las ganas de comprarla cuando el vendedor me dijo con una tranquilidad pasmosa: “cuesta 25 pesos o 1 CUC”, y aquella manito no tenía ni diez dedos; digo, plátanos.

A este ritmo, dentro de poco, cambiará la vieja adivinanza de “oro parece, pláta-no es…” porque quien tenga un platanito de frutas en estos días, créanme, puede presumir de tener una pepita de oro.

Anuncios

5 Respuestas a “La fruta prohibida

  1. Yoooooooooooooooooooooooooo

    Me gusta

  2. CARLITIN, YO COMI PLATANITOS MADUROS DE MI MATA, AUN ME QUEDAN 4 PARA MI BISNBNIETO, Y YA VIENE SALIENDO OTRO RACIMO, ASI QUE SOY MILONARIA..

    Me gusta

  3. Héctor Jesús Betancourt García

    Carlitin, ya sabes a sembrar matas de plátanos en los canteros….
    Qué pena que el ciclón haga los estragos y luego los precios estén por los cielos….

    Me gusta

  4. Fruta mas que prohibida

    Estoy paseando con mi hijo y hay dos muchachitas recostadas en la carroceria de un auto. Una triguena gordita y una rubita sexy que frecuenta mis suenos recurrentes. La ubicacion onirica radica en la Calle L, frente a Coppelia, aledano a la Facultad de Economia donde estudian ambas busconcitas . Pero no se ofendan, la escena por momentos se traslada a la calle de la Terminal Terrestre de Cuenca donde tambien hay p…
    La contraparte real es una conversacion que he tenido cien veces con mi hijo en la que me hace ofertas ventajosas y reprocha mi decision de emigrar atribuyendola a mi busqueda, dice el, de vaginas de bajo costo. Mal pensado el Chico.
    Nos acercamos a la pareja. Acaricio levemente la region de la espalda cercana al coxis de la rubita. Le pregunto al oido cuanto por una horita y me suelta una frase enigmatica digna de figurar en una leyenda mitologica dejandome en la esquina de Blanco y Trocadero. Tres, musita, de los pequenos y uno solito de los grandes.
    Debe ser, pienso, que la chica , enredada en los avatares de la locura de la doble moneda, es ducha en complicadas formulas matematicas que a mi no se me dan bien.
    No soy policia le digo pudieras ser un poquito mas explicita
    Me mira con aire de sapiencia y dice
    Tres de veinte. Uno de quinientos.
    .? Me copias o te lo pongo en un programa de Microsoft Excel?
    !$560.00 asi Como suena!
    Y quitame la mano de la espalda que hay mucho calor

    Me gusta

  5. Las vacaciones de un tacaño que conozco.

    ja, ja, ja. Van a ser para reparar su auto, lavarlo y el mismo cambiarle el aceite. Va a aprovechar, tambien para reparar la cerca de su casa y buscar inquilinos para alquilarles el efficiency que, como suelen hacer ellos, fabrican ilegalmente en los garages de sus casas. A lo mejor, este que conozco, va a un Mc Donalds.
    A su regreso, va a querer trabajar 100 horas semanales para reponerse. ja ja.
    En fin, no debemos criticar. Cada cual se da la vida que le gusta
    Solo, que luego hay que oirlo quejarse de que las vacaciones ja, ja, ja, son muy caras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s