Las líneas del puente

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno intenta mantener la compostura, como dicen las señoras de clase alta. Mas, todo intento de contención emocional cae por tierra cuando tienes delante el puente de Brooklyn. No importa si leíste mil enciclopedias, si has visto cientos de videos en Internet o si llevas una guía para viajeros. Caes de bruces, sin remedio.

Por el puente camina gente embobecida por la belleza, gente embobecida por el celular, que deja escapar el paisaje por la certeza de tenerlo; también ciclistas que advierten a los peatones permanecer en la senda correcta, y hay peatones desobedientes.

En el puente romancea la parejita adolescente, el guía local cuenta historias y la maestra lleva a los alumnos de excursión. En el puente corren los que quieren mantenerse en forma y exhiben sus cuerpos atléticos (bueno, debe ser muy chic correr por el puente de Booklyn).

Acaso porque los míos han sido puente para tanto y tantos, yo quise mirar arriba…Y vi mucho más que líneas.

Anuncios

4 Respuestas a “Las líneas del puente

  1. Aún tengo pendiente una deuda con Nueva York. Ya nadie pasea por el puente de Brooklyn.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s