A prensa fría

a-prensa-frc3adaPor: Gisselle Morales Rodríguez

He leído A sangre fría, de Truman Capote, con una década de retraso; una década que agradezco, por cierto, porque no creo que la chiquilla despreocupada que fui empezando la carrera de Periodismo, cuando me hablaron del libro por primera vez, hubiera sabido aquilatar la magnitud de la obra que tenía delante.

No es que ahora haya madurado demasiado, pero sí lo suficiente como para reconocer en el texto de Truman -el reportero, no el presidente que ordenó el lanzamiento de las bombas atómicas- justo lo que falta en buena parte del periodismo cubano contemporáneo: la capacidad de emocionar.

Y no es que desee para la prensa nuestra de cada día la frecuente aparición de hechos extravagantes, criminales o grotescos como el protagonizado por Dick Hickock y Perry Smith en la Kansas de 1959, sino la descripción pormenorizada y sin mordazas de los claroscuros que -por más que le pese a algunos- todavía tiene la realidad.

Desde que cerré A sangre fría, hace apenas unas horas, no dejo de preguntarme qué desconcertantes libros se hubiesen escrito -¿pudieran escribirse aún?- de casos únicamente narrados, tergiversados casi siempre, por el sensacionalismo popular: el asesinato de una familia en la autopista, del que no se encontraron rastros en las páginas de ningún diario y que usamos durante cinco años de carrera como el ejemplo de la noticia que nunca se dio; los desafortunados sucesos de Mazorra, que fueron contados a medias, con el vocabulario preciso para señalar las condenas finales, no para describir el escenario dantesco que debió ser; y un larguísimo etcétera que daría tema para las más variopintas “novelas de no ficción”.

Después de haber envidiado hasta el paroxismo la astucia profesional de Truman Capote, ni siquiera lamento los vacíos informativos de nuestra prensa -que también duelen- sino su riguroso ascetismo y su exceso de contención.

Tomado de Cuba profunda, blog personal de la autora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s