¿Quién me salvó?

Por: Jane

quien-me-salvo

Me salvaron las flores grises
con un velo de costumbre,
que envolvía persistente
la prisa por escapar.

Las baladas quedaron mudas
ante la frivolidad de las voces,
depositando junto a la orilla
el empeño de combatir.

Me salvaron las auroras lentas
despertándome del ensueño,
que escudriñaron mis ojos
en el horizonte del Cabo.

No fue desatino ni cobardía
sino prensión de una nebulosa,
obturadora de brechas y pozos
que reconocí con la excitación.

Me salvaron los cautivos del tiempo,
extraños títeres olvidados
que resurgieron pacientes
con efecto demoledor.

No me preguntes quién me salvó.
Que tu voz y tu mirada no se demoren,
que me abracen, y hoy…
Que me salven.

Tomado de La perla gris, blog personal de la autora.