Archivo de la etiqueta: mini-bar

Casuales

Casuales—I—

Se casó con un turista. La luna de miel fue en un hotel de lujo.  Ella nunca había ido a un hotel.

Antes de salir, le advirtieron que no pidiera comida con nombres raros y, en caso de arriesgarse, tener claro lo de “aprieta y traga” para no lucir descortés; que conservara la cordura ante la televisión por cable y que fuera gentil con su esposo.

Quiso ser gentil, muy gentil, y tomó del mini-bar una cajita de leche para prepararle una sorpresa romántica al marido. La leche estaba fría.

Le extrañó que el microondas estuviera cerca del closet, pero quién era ella para cuestionar el diseño de un hotel de lujo. Puso la leche dentro del aparato negro. Apretó dos o tres botones.

Ese microondas no era como uno que había visto en casa de una amiga. Los números no marcaban cuenta atrás, no pitaba, no tenía un cristal en la puertecita ni luz interior.

Abrió la tapa. La leche seguía fría. Desde la cama, su marido reía a carcajadas.

Ella nunca había visto una caja fuerte.

—II—

Llamó al hospital para conocer el número de ingresados en las últimas horas.

—¿Se ha reportado algún negado? (persona que se rehúsa a ingresar por su cuenta y riesgo)

—No sé, déjame preguntar.

Del otro lado de la línea, el interlocutor 1 escuchó: “Oyeeeee, ¿en esta sala hay algún abnegado?”.

 

Anuncios