Archivo de la etiqueta: Patrona

El himno de Sofía

El himno de Sofía  (2)-islanuestradecadadiaA casi 30 años de aquel día de septiembre, Ana Sofía Lemes Mauri no encuentra una justificación racional al suceso.

Quien no sepa quién es Ana Sofía, permítanme reseñarle en muy apretada síntesis parte de su existencia: trinitaria de sonrisa grande y pena tremenda, virtuosa siempre frente al piano, y heredera de la tradición ancestral de acompañar las Plegarias de los Siete Dolores de la Virgen, composiciones únicas de su tipo en Cuba, consideradas auténtico patrimonio religioso de la villa, compuestas y musicalizadas por la trinitaria Catalina Berroa que se cantan antes de comenzar la Semana Santa.

Lo que muy pocos conocen es que Ana Sofía es la autora de un himno a la Virgen de la Caridad, hasta este momento el único escrito en el siglo xx por una mujer del territorio, a saber.

Sucedió en 1985. “Ya había pasado el día ocho. Yo regresaba de la Escuela Vocacional, en Santa Clara, de ver a mis hijos cuando de pronto, en pleno viaje, me vino la letra y la música de un himno a nuestra Patrona”, recuerda.

De modo que al llegar a casa, antes de sacudirse el polvo del camino, abrió su máquina de escribir y mecanografió las cinco estrofas, palabra por palabra, para inmortalizar aquella suerte de revelación, a la vez ofrenda a quien siempre le pidió la intercesión divina para el amparo de su familia.

Sin embargo, lejos de presumir, solo mostró la obra a su amigo Armando Lara, violinista acompañante en la interpretación de los Siete Dolores, quien tradujo la melodía en el lenguaje del pentagrama. Él y la madre de Sofía, la primera en escuchar el himno, fueron cómplices de aquel acontecimiento místico que la autora decidió develar 26 años más tarde, incluso a sus hijos.

La Virgen Mambisa propició la confesión de la trinitaria. Con motivo de la celebración por el 400 aniversario del hallazgo de la imagen en la Bahía de Nipe, Sofía compartió el recuerdo a modo de anécdota. Y solo después de mucha insistencia se atrevió a sacar a la luz la hoja mecanografiada y la partitura guardadas en un sitio donde reposan las memorias familiares.

Por eso en ese concierto ocurrido en 2011 no fueron pocos los que quedaron embebidos con las notas de un himno dedicado a la Madre de todos los cubanos nunca antes escuchado, compuesto por una trinitaria e interpretado por el coro Piedras Vivas, de la Iglesia Santísima Trinidad, delante de Cachita.

La noche del miércoles 29 de junio Sofía perdió el temor cuando acarició las teclas del piano, y su madre sonrió desde el cielo. De vez en cuando abre el sobre y desdobla la hoja gastada donde escribió ese himno religioso que nunca más se ha vuelto a tocar, quizás porque estaba reservado para un instante muy puntual desde el momento exacto en que fue concebido.

(a la izq.) Letra original, mecanografiada por la autora en 1985. Copia del original (der.)

(a la izq.) Letra original, mecanografiada por la autora en 1985.
Copia del original (der.)

Anuncios

Sutilezas

SutilezasEstamos juntos desde muy lejos,
jóvenes, viejos,
negros y blancos, todo mezclado;
uno mandando y otro mandado,
todo mezclado;
(…)

San Berenito, Santa María,
Santa María, San Berenito,
¡todo mezclado!

(…)

Nicolás Guillén

 

Me fascina la dualidad de creencias de algunos cubanos. En una mano el rosario para encomendarse al santoral católico, y en la otra un manojo de hierbas preparadas para despojarse si es necesario.

Los ojos incrédulos los identifican como simples ornamentos, los despistados apenas reparan en ellos; otros, aquellos que aguzan la vista, identifican el roll de ciertos objetos colocados sutilmente en los hogares.

En estos días he reído para mis adentros al visitar la casa de varias amistades y ver herraduras detrás de la puerta para embotellar la suerte y espejos colgados con vista a la puerta principal, para quien entre deje las malas vibras en su propio reflejo. He visto plantas de Tunas detrás de las ventanas, con una cinta roja para ahuyentar los malos ojos, imágenes de la Virgen de la Caridad con un girasol que se escurre entre el tallado y deja entrever una tacita con miel para la Patrona.

Encima de los escaparates asoman bordes de vasos con agua y en la pared del comedor la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Entre rosas, cupidos, helechos y jazmines se alzan racimos de Yo puedo más que tú y Vencedor… algunas sembradas por algún ancestro, otras recién plantadas “porque son muy bonitas”- sí, claro-. Entre los cuadros que colorean la sala se enmarcaran un ojo atravesado por un puñal, “un regalo de Fulano” ”- sí, claro-.   

Así algunas casas se trasmutan en sitios donde convergen espíritus y santos, velas y ofrendas… Con ellas se enriquece el halo místico de Trinidad, y el de esta isla toda. Tal vez estas costumbres yacen adormecidas en las esencias de cada uno, dispuestas a despertar cuando haga falta, quizá como remedio a la desesperación.

Nadie escapa a esa especie de mixtura que signa la identidad del cubano, y se hace palpable en la imbricación religiosa. En el legendario ajiaco descrito por el doctor Fernando Ortiz nos cocinamos todos, para suerte nuestra.   

“Al borde la locura hace hasta lo imposible, Carli”, me dijo hace poco una amiga. Y a pesar de una probada fe católica, hizo suyas algunas prácticas folclóricas para alejar los malos espíritus y recuperar la concordia en la casa.

Las tensiones familiares habían crecido en los últimos meses como la mala hierba, el negocio no prosperaba como pensó. Entró en catarsis y ese lunes colgó un espejo en una columna con vista a la puerta principal de su casa, sembró una Tuna, le amarró una cinta roja, y la puso en la ventana.