Archivo de la etiqueta: Trinidad

¿Cómo caminar por un techo colonial?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Matico vive de caminar por los techos de Trinidad. A 70 años de apodarlo así, casi nadie recuerda que se llama Dámaso Daniel Valladares. Lo que todo el mundo sabe, en cambio, es que domina como pocos el arte de entejar y desentejar las cubiertas de las casonas decimonónicas de la tercera villa de Cuba. Sigue leyendo

Anuncios

Origami, de nuevo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Carlos Luis Sotolongo Puig

De Marcel escribí una, dos, tres veces, y escribiría hasta el infinito. Es culpa de la fascinación que siento por este adolescente que ha hecho del origami su consagración personal en Trinidad.

Ya no habita únicamente el mundo del origami clásico o el modular, sino también el del kusudama y el origata. Yo, ajeno a tanta palabra extraña, contemplo su obra más reciente.

Estoy viva

Estoy viva

Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig

A LTA, con la esperanza de que las palabras se transformen en el abrazo que la distancia me impide darte.

Cuando escuchas que México tembló y la ciudad se redujo a escombros se te encoge el alma, pero cuando sabes que un amigo (de esos imprescindibles) vive ahí, tu alma colapsa y tiemblas tanto como la ciudad.

Del otro lado de la pantalla de la computadora también se sufre y llora, más cuando buscas señales de vida en Messenger, en Facebook porque sabes que IMO no va funcionar, y no ves la luz verde encendida al lado de su nombre. Del otro lado de la pantalla, entonces, a uno se le va la vida. Sigue leyendo

Repentista de ciudad

Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig

Como todo guajiro que se respete, Mateo Chaviano nació en pleno monte. En Báez, para ser exactos, un punto de la geografía de Sancti Spíritus, pero el destino lo llevó a recalar en el reparto Armando Mestre, en Trinidad, medio siglo atrás.

Con más de 70 años surcándole el rostro, Mateo debe ser el único repentista citadino de la villa, al menos de los que quedan en activo y, el más querido en los campos del Escambray. Sigue leyendo